Salud

Heraldo Saludable

¿Existe la alergia al deporte?

La anafilaxia la sufren alrededor de 50 personas de cada 100.000  y consiste en una reacción alérgica alimentaria que afecta a todo el cuerpo al practicar ejercicio.

Algunas alergias se activan tras la práctica del deporte.
Freepik

Además de la pastilla que puede sustituir al deporte, los más perezosos ya tienen otra excusa para no practicar ejercicio físico: la alergia al deporte. Fuera de servir como pretexto para quedarse tumbado en el sofá, se trata de una patología que sufren 50 de cada 100.000 personas, según un estudio de ‘Popular Science’. Sin embargo, no se trata de una alergia al deporte como tal. El síndrome de anafilaxia inducida por ejercicio fue descubierto en 1979 y se trata de una alergia alimentaria que se activa tras la realización de ejercicio.

La reacción la experimentan personas que han ingerido algún alimento específico poco antes de practicar deporte. Una vez iniciado el ejercicio y con el aumento de la la temperatura corporal, aparecen mareos, picores y otros síntomas asociados a las alergias como una hinchazón. En algunos casos, estas señales también aparecen si el alimento se ingiere tras el deporte.

¿Cuáles son los alimentos que pueden causarla?

Muchos pacientes que presentan anafilaxia inducida se ven afectados tras consumir, principalmente, frutas y verduras, aunque no queda exento ningún alimento. Los cereales y los frutos secos, que ayudan a combatir el agotamiento,  también son otros posibles causantes. Entre los productos de origen animal que pueden causar esta patología se encuentran los mariscos, el huevo o la leche de vaca.

¿Cómo se puede evitar?

Lo más sencillo es evitar ingerir ciertos alimentos durante las seis horas previas a realizar ejercicio, ya que basta una leve cantidad para que se produzca la alergia.

Ante la aparición de los primeros síntomas hay que suspender el ejercicio y tomar un antihistamínico, siempre poniendo atención en sus posibles efectos secundariosAdemás, si se siente mareo, es recomendable sentarse en el suelo para evitar caídas y daños mayores. Cuando aparece algún signo de gravedad, como la dificultad para respirar o tragar, podrían emplearse tratamientos más efectivos, pero es recomendable consultar con el médico si se observan síntomas.

Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios