Salud

Heraldo Saludable

Siete claves para sobrevivir (con salud) a un festival de música

Gastroenteritis, enfermedades de transmisión sexual, insolaciones son algunas de las asistencias más frecuentes.

Los conciertos y giras son la principal fuente de ingresos de los músicos.
Pasarlo bien de festival no está reñido con cuidarse un poco.
Pixabay

Como cada verano por estas fechas, los macrofestivales al aire libre experimentan su particular 'boom'. Pirineos SurLagata Reggae Festival o Festival Amante son algunas de las citas que se celebran en Aragón, a las que cientos de aficionados se desplazan para disfrutar de la música y el ambiente.

Estas celebraciones también conllevan ciertos inconvenientes propios de las grandes concentraciones, como las aglomeraciones y la proliferación de ciertas enfermedades -las más habituales son las afecciones gastrointestinales, infecciones respiratorias, enfermedades de transmisión sexual, golpes de calor, intoxicaciones etílicas, lipotimias-, especialmente si las condiciones sanitarias no son las adecuadas. Para evitarlas, el comparador de seguros de salud Acierto.com, ha recabado algunos consejos clave.

1. Aliméntate correctamente. Que el festival no sea la excusa para comer mal. Vigila las condiciones de lo que te llevas a la boca, evita mayonesas y otras salsas con huevo crudo, carnes que no estén correctamente cocinadas, y planifica tus comidas previamente en función del alojamiento. Si has elegido un apartamento será más fácil, pero si duermes en el camping estarás más limitado. En ese caso, lo ideal es que te hagas con una pequeña nevera y que incluyas ingredientes como el jamón, el queso, los frutos secos, el muesli, algo de fruta y otros alimentos envasados al vacío. 2. Protégete del sol. Protege tu piel del sol con el protector solar más apropiado en función de tus características, cómo y cuándo lo aplicarás... Resguarda también tus ojos y elige unas gafas adecuadas, pues no usarlas aumenta el riesgo de envejecimiento de la retina y  está relacionado con un mayor número de enfermedades oculares.  3. Hidrátate bien. Durante el verano y especialmente en estos entornos resultará fundamental que cuides de tu hidratación bebiendo la cantidad suficiente de agua. A esto hay que añadirle el efecto de las bebidas alcohólicas que habitualmente se consumen en los festivales, que incrementan la deshidratación.  4. Protege tus tímpanos. Si bien disfrutar de la música es el gran objetivo de cualquier festivalero, para hacerlo no resulta necesario que dañes tus preciados tímpanos. Y es que todo sonido que supere los 80 decibelios puede resultar traumático para el oído. Evita las zonas cercanas a los altavoces y llévate unos pequeños tapones por si acaso. También te servirán para conciliar el sueño y para la piscina en caso de haberla. Recuerda secar tus oídos cuando salgas del agua con la toalla y ve con cuidado con las zambullidas e inmersiones, en especial desde grandes alturas, en las que el cambio de presión es notable y en las que se produce la entrada repentina de agua al conducto auditivo. No te bañes en aguas que no estén lo suficientemente limpias, en especial en estanques y similares, fuente de gérmenes y bacterias. 5. Calzado y ropa: qué meter en la maleta. Equípate con la ropa adecuada para el festival y llévate una prenda de abrigo, preferentemente una chaqueta cómoda y ancha que te permita cubrirte si las temperaturas bajan. Infórmate sobre el clima antes de marcharte y aléjate de los resfriados. Respecto al calzado, lo más recomendable para acudir a un festival es hacerlo con calzado cerrado, preferentemente transpirable. Olvida los tacones, las sandalias incómodas y no olvides llevar unas chanclas contigo para alejarte de los hongos en las duchas del campin, y mete en la maleta calcetines que dejen respirar a tus pies. 6. Mantén la calma. Nuestro estado de ánimo es capaz de influir en nuestro comportamiento y forma parte de nuestra salud mental. Y a veces los nervios pueden jugarnos una mala pasada. Para ahorrarnos sorpresas lo más recomendable será organizar el viaje con tiempo, preparar toda la documentación con antelación e, incluso, hacerse con un seguro de viajes para evitar sorpresas. 7. Otras formas de protegerte. Más allá de lo comentado y en términos un tanto más generales, no deberías olvidar llevar un pequeño botiquín de pequeños auxilios contigo. Procura que cuente con lo fundamental: tiritas, agua oxigenada, gasas, esparadrapo, algún analgésico y antiinflamatorio, unas pequeñas tijeras, yodo, etcétera. Y acuérdate de los profilácticos. En caso de acudir a un festival en el extranjero, revisa si tu póliza de salud cuenta con asistencia fuera de nuestras fronteras. - Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios