Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

"El tabaco causa más muertes que los accidentes de tráfico"

Ante una mortalidad de siete millones al año, los expertos se plantean denunciar a la industria del tabaco por violar los derechos humanos.

El magistrado considera que el padre pone  peligro la salud de los menores de forma absolutamente irresponsable y sin mirar otra cosa que no sea a su adicción"
Los jóvenes aragoneses comienzan a fumar a los catorce años.
Antonio García

La curva de descenso del tabaquismo se detuvo en España, y ahora empieza incluso a subir: es el noveno país de la Unión Europea con más adictos a la nicotina, unas 52.000 muertes cada año relacionadas al cigarrillo, según cifras del Ministerio de Sanidad "seguramente minimizadas", un ascenso de jóvenes entre 14 y 18 años que empiezan a fumar y con una de las más altas prevalencias de hábito tabáquico en mujeres, enumera la doctora Regina Dalmau, cardióloga y presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), durante la Conferencia Internacional sobre Control de Tabaco, que se celebra en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Dalmau aboga por afrontar la prevención desde una perspectiva de género: "La epidemia del tabaco se ha asentado en distintos tiempos en el hombre y la mujer", explica. "En la mujer es más tardía. Se incorpora junto a un cambio social, en el que la propaganda de la industria mostraba el fumar como sinónimo de independencia y de actitud transgresora". Algo que todavía funciona a una edad, la de los más jóvenes, en que ellas fuman más que los chicos.

Sólo dos países tienen más mujeres que hombres fumadores, pero hay 28 países que tienen más niñas que niños fumadores, según datos de Action on Smoking and Health (ASH). "A la mujer le cuesta más dejar de fumar", prosigue Dalmau. "Los tratamientos son menos efectivos en ellas que en los hombres, porque tienen una percepción diferente de la salud. Está basada en cuidar mejor a los demás que a sí mismas. Hay que establecer programas contra la adicción al tabaco desde estas perspectivas".

Derechos humanos

La comercialización de tabaco viola los derechos humanos, así de rotundo se muestra Laurent Hubert, director ejecutivo de ASH: "se violan derechos relacionados con la vida, la salud, la información y los económicos". Entre los objetivos del simposio está suscribir una declaración con esta denuncia, lo que abriría una nueva visión a la lucha contra el tabaco. "Sí, esperamos lograrlo", confirma Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la Red Europea para la Prevención del Hábito de Fumar y el Tabaco (ENSP, por sus siglas en inglés).

Entre las propuestas concretas están: extender los espacios libres de humo a vehículos, estadios y salas de conciertos; implementar el "paquete neutro", lo que significaría "quitar el último reducto de publicidad"; aumentar el precio de las cajetillas y realizar una efectiva propaganda contra el tabaco. "¿Por qué no hay campañas para dejar de fumar si las muertes que ocasiona el tabaco son 25 veces más que las de los accidentes de tráfico?", pregunta Rodríguez Lozano.

En el mundo mueren cada año, siete millones de personas por causas relacionadas con el tabaco; 700.000 en la Unión Europea. De éstas, una de cada tres, por cáncer y el resto por enfermedades respiratorias y cardiovasculares. "No es sólo la muerte, son las enfermedades que hacen la vida insoportable", mantiene Rodríguez Lozano. "La persona acabará atada a una máquina para respirar, se jubilará y no podrá pasear". Y sólo quedarán las volutas grisáceas que salen de su boca.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios