Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Los ictus aumentarán un 34% en los próximos 15 años en Europa

El envejecimiento de la población será la principal causa, aunque el estilo de vida poco saludable también es factor de riesgo.

El escáner del servicio de urgencias del Hospital Miguel Servet.
Aragón mejora la atención al ictus garantizando la accesibilidad al tratamiento
Gobierno de Aragón

El envejecimiento de la población hará que los ictus aumenten un 34% en los próximos 15 años en Europa y que en el año 2035 haya un 25% más de supervivientes con secuelas, según un documento presentado hoy en Barcelona por la European Stroke Organisation (ESO) y la Stroke Aliance for Europe (SAFE).

En una jornada organizada por la Fundación Ictus, los presidentes de las dos asociaciones europeas, Valeria Caso y Joan Barrick, respectivamente, han pedido reducir al menos un 10% los episodios de ictus, que suponen la segunda causa de muerte y primera de discapacidad en adultos, e introducirlos en toda la cadena de atención sanitaria.

SAFE trabaja desde 2003 para poner las políticas de prevención del ictus en la agenda de los estados europeos, y para hacer frente a esta situación, la ESO ha presentado en el Parlamento Europeo el Stroke Action Plan for Europe 2018-2030, una propuesta de hoja de ruta que quiere reducir un 10% el número absoluto de ictus en el continente. En la misma petición, las dos asociaciones europeas exigen que 9 de cada 10 pacientes sean tratados en una unidad hospitalaria específica para ictus.

Los últimos estudios apuntan a que 9 de cada 10 ictus se explican por 10 factores relacionados con el estilo de vida y, por tanto, modificables: hipertensión, tabaquismo, sobrepeso y colesterolemia, condicionantes controlables del ictus.

En este sentido, la ESO ha recomendado estrategias de prevención primaria (para personas sin factores de riesgo) y secundaria (para quien ha sufrido un primer ictus).

Las primeras se dirigen a promover y facilitar la adopción de estilos de vida saludables y asegurar el acceso universal a programas de cribado y tratamiento adecuados, y en el caso de la prevención secundaria los objetivos se centran en incluir en los planes estatales y asegurar su acceso a, como mínimo, el 90% de los pacientes. Los expertos han resaltado que el reto pendiente en Europa y en España es la atención a los supervivientes a largo plazo.

El documento presentado hoy reconoce que el apoyo y la atención a largo plazo es la parte del proceso asistencial menos evaluada y de que se disponen menos datos, a pesar de la carga asistencial y económica que representa.

El plan de acción presentado por la ESO propone, entre otras medidas, establecer planes nacionales de apoyo a los supervivientes, independientemente del lugar de residencia y del estatus socioeconómico. También recomienda establecer equipos que monitoricen los planes para asegurar que las medidas implementadas cubren las carencias de los afectados y de sus familias.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión