Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Qué es la mononucleosis y cómo evitarla

La doctora Teresa Cenarro, presidenta de la Asociación aragonesa de Pediatría y Atención Primaria, detalla cuáles son los síntomas de esta enfermedad común que suele presentar pequeños repuntes en primavera.

La mononucleosis se transmite sobre todo a través de la saliva y se le conoce popularmente como "la enfermedad del beso".
La mononucleosis se transmite sobre todo a través de la saliva y se le conoce popularmente como "la enfermedad del beso".
Pixabay

La mononucleosis, conocida popularmente como la "enfermedad del beso", es una enfermedad infecciosa común que se contagia generalmente a través de la saliva, y que puede aparecer a cualquier edad, aunque sea más frecuente en niños y adolescentes.

Según datos de la Asociación Española de Pediatría, el 90% de los adultos tienen anticuerpos frente al virus de la mononucleosis, o lo que es lo mismo, han padecido la enfermedad con más o menos síntomas.

"En consulta vemos casos de todas las edades; la diferencia es que en niños muy pequeños puede pasar completamente desapercibida, como si fuera un proceso catarral o febril que no da tanta clínica, mientras que en niños más mayores sí que vemos amigdalitis con aumento de bazo o de hígado como consecuencia del virus", explica la doctora Teresa Cenarro, pediatra del centro de salud de Sagasta.

¿Cuáles son sus síntomas y tratamiento?

Los especialistas señalan que cuanto mayor es el niño más evidente es el cuadro, aunque por lo general la enfermedad tiene un tiempo de incubación (desde que se contagia hasta que se manifiesta) que va de dos a seis semanas -siendo aún más largo este periodo en adolescentes-.

El inicio, aun con todo, es poco específico, y al cursar con malestar, inapetencia o cansancio puede pasar desapercibido en los más pequeños. Además, se trata de un virus que no siempre da fiebre, pero cuando cursa con esta siempre es alta (de 39 -40º). "En los chiquitines muchas veces no te enteras salvo que hagas una analítica concreta para ver la serología, que es el diagnóstico definitivo, y el tratamiento es sintomático: reposo para el cansancio, antitérmicos para la fiebre y líquidos abundantes como en cualquier proceso viral", informa esta pediatra.

Por lo general, los expertos matizan que no se trata de una enfermedad grave, y aunque en ocasiones puede desencadenar un cuadro de hepatitis, estos son los casos que menos. "Lo que marca el pronóstico de la enfermedad es que haya afectación de hígado o de bazo -que es más frecuente en adultos-, pero en niños generalmente se pasa como una enfermedad benigna que no da complicaciones", apostilla.

Cómo se contagia y qué hacer para evitarla

El hecho de que se conozca popularmente a esta patología como la "enfermedad del beso" es debido a que la mononucleosis se transmite sobre todo a través de la saliva, siendo por este motivo la mayoría de los contagios entre niños y adolescentes.

"La enfermedad es contagiosa, pero no lo es tanto como una varicela o la enfermedad mano-pie-boca", compara Cenarro, quien confiesa que el último caso que vio en su consulta fue la semana pasada: una niña de 7 años. "Vemos casos aislados todo el año, aunque generalmente en primavera un poco más, pero sin que llegue a ser algo significativo, como sí ocurre en estas fechas con la varicela", apunta.

Aunque se le llame la enfermedad del beso, puesto que "en adolescentes concentra más casos al ser esta la época de los primeros besos", la doctora Cenarro recalca que no hace falta besarse con nadie para cogerla, pues se contagia a través de la saliva entre cualquiera que pueda compartir un vaso, cigarros o chupetes -en el caso de los más pequeños-.

¿Para evitar su contagio? "Buenos hábitos, evitando este tipo de cosas, e insistir en el lavado de manos, que es siempre la mejor manera de prevenir cualquier enfermedad infecciosa", concluye la doctora.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión