Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Sabías que los síntomas de infarto son diferentes en mujeres y hombres?

A pesar de ser una enfermedad más asociada a hombres, la mortalidad es mayor en la población femenina.

Una ecografía pulmonar es el mejor método para diagnosticar dichas enfermedades.
El dolor torácico es el síntoma más característico del infarto, pero solo en los hombres.
Pixabay

Dolor en el pecho que se extiende hasta el brazo izquierdo, dificultad respiratoria, náuseas… Estos son los síntomas clásicos del infarto de miocardio, enfermedad que se produce cuando el riego sanguíneo es insuficiente debido a la obstrucción de una arteria coronaria. "El estrechamiento que se produce es debido a un coágulo de sangre y a la aterosclerosis (depósito de grasas en las paredes de las arterias), facilitado por diversos factores de riesgo como la edad, el sedentarismo, el tabaquismo, la diabetes o la hipertensión arterial", explica la cardióloga del Hospital Quirónsalud de Zaragoza, Esther Sánchez.

Los infartos forman parte de los problemas cardiovasculares, primera causa de muerte en España. Quizá por ello sus síntomas sean fácilmente reconocibles en el imaginario popular, pero los arriba mencionados solo se dan en la población masculina. "Los síntomas del infarto agudo de miocardio y la percepción de estos se presentan de diferente modo dependiendo del sexo de la persona que lo sufra -añade Sánchez-. En las mujeres, provoca dificultad respiratoria, fatiga,  sudoración fría y dolor epigástrico. En ellas, el dolor torácico es menos específico. Los días de antes pueden sufrir debilidad generalizada, ansiedad o insomnio, lo que dificulta el diagnóstico".

Además de los síntomas, existen otras diferencias entre hombres y mujeres relacionadas con el infarto."El pronóstico es peor en mujeres que en hombres, durante y tras la hospitalización. La enfermedad coronaria aparece más tarde en mujeres, por lo que tienen más comorbilidades al diagnóstico (anemia, enfermedad osteoarticular, deterioro de la función renal…)", detalla la cardióloga.

Estas dificultades, junto al desconocimiento de los síntomas por parte de la población femenina, provocan un daño miocárdico mayor, "que deriva en más complicaciones cardiacas durante la hospitalización y en más insuficiencias cardiacas después de la misma. También es frecuente que necesiten más transfusiones o que sufran un ictus", añade.

¿Cómo evitarlo?

Evitar o reducir los factores de riesgo es la mejor forma de prevención. "En el caso de las mujeres, el riesgo se eleva muchísimo si se combina el tabaco y la toma de anticonceptivos orales.  El sobrepeso y la falta de actividad son también factores de riesgo muy prevalentes, aunque los que mayor impacto tienen sobre la mortalidad son, además de la edad, la diabetes y la hipertensión", explica Sánchez.  Una dieta sana y equilibrada y un estilo de vida saludable son claves para evitar la aparición de enfermedad coronaria, además de mediciones regulares de la tensión y el colesterol.

- Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios