Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Es mejor ducharse por la mañana o por la noche?

Aunque no hay una respuesta única, dependiendo de los biorritmos de nuestro cuerpo y de las características de la piel conviene hacerlo a una hora u otra.

Ducharse con agua templada es clave en cualquier momento del día.
Ducharse con agua templada es clave en cualquier momento del día.

Aunque algunos estudios recientes –o no tanto– se hayan empeñado en establecer la hora de la ducha perfecta, esta práctica a cada hora conlleva una serie de beneficios individuales que dependen de las características, horarios y costumbres de cada persona. Pero, ¿cuál es el momento del día que mejor se adapta a nuestros hábitos?

¿Por qué debería hacerlo por la mañana?

Para ducharse a primera hora de la mañana lo cierto es que hay que madrugar, para así disfrutar de un buen desayuno equilibrado sin prisas y poder llegar a tiempo a nuestras obligaciones. Además, hacerlo tiene una serie de beneficios y ventajas que conviene conocer para estructurar las rutinas de higiene personal.

¿Eres muy dormilón y no hay despertador que consiga que te levantes de la cama? Pues una ducha mañanera es la clave para despejarse y activar nuestro organismo, siempre y cuando sea rápida y con agua templada para no favorecer el sopor que suele acechar con el vapor calentito que se genera. El sudor, fiel compañero a primera hora de la mañana. Hay personas que, dando igual que sea verano o invierno, transpiran mucho durante el sueño, sobre todo cuando no se han respetado las dos horas recomendadas entre el momento de la cena y el de irse a la cama. Para evitar malos olores o una higiene personal poco adecuada, una ducha a primera hora nos hará sentirnos nuevos. Adiós a la piel grasa. Una de las ventajas menos conocidas de la ducha a primera hora de la mañana es que puede ayudar a lucir una piel más limpia y tersa. No hay que olvidar que por la noche es cuando más grasa en la piel se genera, y al quitarla por la mañana con ayuda de jabón y una esponja, además de abrir los poros, uno se asegura de lucir una tez limpia.¿Y las ventajas de hacerlo por la noche?

La velocidad de la rutina y las mil y una cosas que parecen inundar nuestro horario, hacen que, en más de una ocasión, se llegue a casa agotado, consiguiendo que a la mañana siguiente sea prácticamente imposible madrugar para ducharse. Por estas, y las razones que se exponen bajo estas líneas, los baños nocturnos son buenos:

La piel seca agradece la ducha de noche. Por la noche, tenemos más tiempo para cuidar y mimar nuestro cuerpo, por eso, tras el baño nocturno es más frecuente que la gente invierta algunos minutos en hidratarse la piel. Además, para todos los que usan maquillaje es la fórmula exacta para acabar con todos los restos e irse a dormir con la cara limpia. Insomnio, estrés y agotamiento se combaten con calor. Para conciliar el sueño, uno de los mejores antídotos es darse una ducha caliente minutos antes de irse a la cama, ya que ayuda relajar la musculatura (una de las partes del cuerpo más afectadas por el estrés).Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios