Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

África llora

Microrrelato de Mercedes Marín, finalista en la categoría de África.

Aguas rotas, verdes de desamor y lujuria perversa, inundan su cama y el amanecer. En antónimo contraste, rojizos brillos se afanan por acentuar la belleza en las corrientes más líricas del río Benue.

Fluyen aún restos de subsahariana luna en esa intersección del día y la noche cuando Shaira despierta empapada de amnióticas zozobras. Hace menos de un año que su madre la obligó a casarse y, por consiguiente, a someterse a los deseos de aquel hombre mayor.

Relámpagos de fiero dolor recorren hoy su vientre, su negra espina dorsal y su corazón de trece años. Shaira entiende muy bien lo que está por llegar y solloza queda sobre el desierto de esta emoción.

Intuye que se ha adelantado ese instante temido en el que, como en un cuadrilátero pugilístico, deberá medir su resistencia y  fortaleza como mujer. Así lo esperan todos. Y así, sin más dilatación, se inicia un combate de contracciones sobre el atípico y desarrollado abdomen que Shaira soporta con los ojos agrandados y la garganta muda de opresión.

Cuatrocientos veinte minutos de terrible e infantil padecimiento después, Shaira se agota. Su vida y la del ser que guarda en sus entrañas se vierten en el aire caliente de una tarde espesa y demasiado cruel.

Anónima, la niña-madre muerta desaparece entre otras muchas que, como ella, solo conocerán la cara más espantosa de un continente olvidado. África llora en un acróstico de final infeliz, de principio infeliz.

Etiquetas
Comentarios