Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

¿Cómo puedo prevenir la gripe?

Los síntomas de esta común enfermedad invernal son la congestión nasal, la tos, el dolor e irritación de garganta y la mucosidad.

Son datos relativos a la semana 7 de enero al 13 de enero de 2019.
Existen varios trucos y productos naturales con los que alejarse de los síntomas de esta incómoda enfermedad.
Pixabay

Con la llegada del invierno y el mercurio de los termómetros rozando el negativo, enfermedades como la gripe despiertan de su letargo estival contagiando a todo al que se cruza con ellas. Los síntomas de esta común afección invernal son la congestión nasal, la tos, el dolor y la irritación de garganta -que puede provocar incluso dificultad para tragar- y la mucosidad.

Para subir las defensas y evitar ser una de sus víctimas, existen varios trucos y productos naturales con los que alejarse de los síntomas de esta incómoda enfermedad. 

Consejos

Tomar mucho líquido.  En forma de zumos naturales, caldos, sopas, infusiones calientes... Además de prevenir esta enfermedad o otros procesos catarrales, ayudarán a calentar el cuerpo en los días más fríos.  Consumir alimentos ricos en Vitamina C. Pomelos, mandarinas, naranjas, limas, kiwis, espinacas, repollos, coles, papayas… Aportan una dosis extra vitamina C y favorecen el refuerzo de las defensas.  Zumos verdes. Las verduras de hojas verdes son una fuente rica de clorofila, que ayuda a oxigenar las células y desintoxicar el organismo. Evitar comidas copiosas. Los alimentos pesados tardan mucho en digerirse por lo que restan energía a la necesaria para la recuperación. Algunas verduras de fácil digestión son las patatas, las zanahorias, la calabaza o el boniato. Volver a las raíces. La cúrcuma y el jengibre son dos raíces de invierno con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Se puede utilizar la raíz fresca, licuada en zumos o añadida a los caldos y sopas. Evitar los lácteos. Los lácteos, los azúcares, los cereales refinados y las grasas promueven la mucosidad y la inflamación.  La importancia del descanso. Dormir bien -durante un mínimo de 7 u 8 horas- y mantener el cuerpo descansado ayudará a fortalecer las defensas evitando la invasión de estos virus.

Etiquetas
Comentarios