Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Aprovecha el cambio de hora para mejorar tu salud

La noche del sábado 28 al domingo 29 una hora más de sueño que puede beneficiar al estado de nuestra salud.

El cambio de hora puede ser el punto de partida para mejorar los hábitos de sueño.
El cambio de hora puede ser el punto de partida para mejorar los hábitos de sueño.

Una de las acciones con las que se deja claro que el otoño, y muy cercano el invierno, ya está aquí es el cambio de hora que tiene lugar en octubre. Este año, esta rutina otoñal tendrá lugar la noche del sábado 28 al domingo 29. En esta ocasión, y al revés de lo que ocurre en primavera, toca dormir una hora más. Estos 60 minutos extra pueden ser el comienzo de una mejora en la salud al ser la oportunidad perfecta para mejorar los hábitos del sueño.

Está demostrado que la falta de descanso aumenta el riesgo de sufrir obesidad, enfermedades, depresión y otros trastornos. Se trata de un gran problema porque gran parte de la población reconoce no descansar lo necesario. En adultos, lo recomendable es dormir entre siete y nueve horas. Así, algunos de los beneficios de dormir las horas necesarias son:

Mejora el metabolismo: dormir reduce la intolerancia a la glucosa, que contribuye a prevenir la diabetes y controlarla. También ayuda al sistema inmunológico, al reforzarlo, sobre todo, en las épocas más frías.  Dormir bien mejora el estado de ánimo: ayuda a disminuir el estrés y elimina el mal humor y la irritabilidad, que pueden aparecer tanto si se ha dormido en exceso o en defecto. A su vez, el estrés influye en la tensión arterial y en el sistema cardiovascular, por lo que controlarlo es beneficioso para la salud.  Energía para todo el día: es durante el sueño cuando el cuerpo se recarga de la energía necesaria para afrontar las labores del día a día. Por ello, si no se descansa lo suficiente se tendrá sensación de fatiga y cansancio físico y mental.  Influye en los hábitos alimenticios: aunque dormir no adelgaza como tal, sí contribuye a ello porque al dormir durante menos horas aumenta la necesidad de consumir alimentos ricos en grasas y carbohidratos. Esto se produce porque al dormir poco se incrementa la grelina, una hormona que reduce la quema de calorías y aumenta el apetito. Por el contrario, disminuye la producción de leptina, que se encarga de indicar que estamos saciados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión