Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

La comida basura no solo engorda, también nos hace perezosos

Un estudio norteamericano (como suelen ser la mayoría) revela que la gente no engorda por estar desmotivada. Al contrario, lo que pensábamos que era el efecto resulta ser la causa: la desgana y la pereza son hijas de una mala dieta alimenticia basada en comida basura, hiperazucarada, o de fritos y grasas.

El auge de las 'apps' de comida a domicilio y las cadenas de comida rápida han reforzado el pensamiento popular de que los jóvenes no saben alimentarse de forma correcta.
La llamada 'comida rápida' no solo afecta a nuestro peso sino a nuestro cerebro, según un reciente estudio.
Freepik

La conexión de la comida basura con la obesidad se ha probado en toneladas de estudios, y sabemos que es una de las principales enemigas no solo de la línea sino de la salud en general. Platos con elevados niveles de azúcar, fritos y grasas, que no solo consumimos en los locales de comida rápida sino también ya en nuestra propia casa, tienen pésimos efectos en nuestro estado de salud. Pero lo que no se había revelado era su conexión con la pereza mental. Y sus nefastas consecuencias sobre el cerebro.

Han venido a demostrarlo un grupo de investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), liderado por el antropólogo Aaron Blaisdell, quienes acaban de publicar su estudio en la revista científica ‘Physiology and Behavior’. El estudio del equipo estadounidense ha aprovechado una serie de tests de movilidad en ratas sometidas a este tipo de comidas.

Los investigadores de UCLA han experimentado con dos grupos de estos roedores a los que se han dado diferentes dietas durante un período de seis meses. Al primero se le dio un menú saludable, o por lo menos considerado no dañoso, compuesto por productos sin procesar. Al otro se le alimentó con una dieta hipercalórica con exceso de azúcar, fructosa y grasa. Los resultados de las pruebas indican lo que podría ocurrir en las personas, ya que la afinidad fisiológica de las ratas con el organismo humano es alta.

A cada uno de los grupos de roedores se les sometió a una serie de ejercicios y actividades de manera cotidiana. En algunos casos, incluso se premiaba la realización de los ejercicios con comida o agua. El resultado de este experimento fue desalentador: las ratas sometidas a una dieta basura mostraban grandes dificultades motrices, lentitud en las reacciones ante estímulos diversos y, sobre todo, necesitaban de pausas el doble de largas (cinco minutos frente a diez) que las que se tomaban las ratas alimentadas con una dieta sana.

“Vivimos en un ambiente con estilos de vida sedentaria, una alimentación escasa de calidad y alimentos altamente procesados que es muy distinta de aquella a la que nos hemos adaptado durante la evolución del ser humano, --comenta Blaisdell-, y es esta diferencia la que provoca muchas de las enfermedades crónicas a las que nos enfrentamos en la actualidad, como la obesidad o la diabetes”.

La investigación también dice que "la dieta podría cambiar las funciones cerebrales literalmente”, según el grupo de investigación. De modo que las personas obesas, a menudo acusadas de ser perezosas, serían víctimas de la fatiga mental y fisiológica.

Podría decirse que no es la pereza la que nos hace obesos sino que esta actitud sería más bien una consecuencia paralela y simultánea del aumento de peso y directamente ligada a aquello que comemos. "La idea comúnmente difundida por los medios de comunicación de que las personas se vuelven gordas porque son perezosas, está equivocada, -concluye el jefe de los investigadores-. Nuestros datos sugieren que la obesidad inducida por los alimentos es la causa, más que el efecto, de la pereza".

La parte positiva es que, una vez que el régimen alimentario se invirtió durante una docena de días, los científicos no encontraron ninguna diferencia en la salud o la actividad de los animales de ambos grupos. Una muy buena noticia para las personas que están a punto de comenzar una dieta, ya que significa que siempre se está a tiempo de rectificar unos malos hábitos alimentarios y que su esfuerzo tendrá recompensa en un plazo de tiempo no muy largo.

Más noticias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión