Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cinco consejos para hacer frente al bruxismo

El rechinar de los dientes está motivado, en un porcentaje muy alto de casos, con situaciones de estrés y ansiedad.

El bruxismo es un mal muy común entre las personas estresadas.
El bruxismo es un mal muy común entre las personas estresadas.

Hace unos días, la actriz Demi Moore sorprendió al mundo entero en el programa del periodista Jimmy Fallon en la NBC asegurando que había perdido los dos dientes frontales por el estrés. Una situación que no solo le ocurre a ella, sino a cientos de miles de personas, muchs de las cuales ven como sus dientes cobran vida propia. En este último caso, se trata de un síntoma conocido como bruxismo, que es el término con el que se conoce el rechinar de dientes, ya sea durante el día o mientras se duerme.

Según los expertos, "se produce cuando se aprietan fuertemente los dientes superiores con los inferiores y además se mueven de atrás a adelante y viceversa, generalmente de forma inconsciente". Esta situación, provoca importante dolores de cabeza, ya que la musculatura, la de la boca y el resto de la cabeza, están relacionadas, y, eso es lo que provoca que nos duela tanto la sien, la espalda o el cuello. 

Para intentar evitar esta incómoda situación os ofrecemos estos cinco interesantes consejos:

Controlar la ansiedad y el estrés. A lo largo del día hay que tomarse las cosas con calma y por la noche, para prevenir el bruxismo nocturno, es importante evitar las cenas copiosas con abundante carbohidratos refinados como dulces, pastas y pastelería y las bebidas excitantes. Emplear remedios caseros. Está comprobado que masticar una manzana, coliflor o zanahoria cruda antes de ir a dormir, ayuda a calmar la mandíbula. También se puede aplicar calor en esa zona con una toalla facial mojada. El calor relajará los músculos tensores de la mandíbula. Beber agua. Otro remedio casero consiste en beber mucha agua y usar hielo, en caso de que el dolor esté muy focalizado, para paliar el dolor. Practicar técnicas de relajación. De esta manera, se calmarán los nervios y se conseguirá que el cuerpo esté menos activo.  Acudir al dentista. En el caso de que estos remedios no funcionen, no hay que perder tiempo y hay que acudir al odontólogo para que confeccione una férula a medida de la boca de la persona que sufre de bruxismo. Posteriormente, hay que acudir a revisiones periódicas para ir ajustando la férula, que, con el tiempo, se va desgastando.

Etiquetas
Comentarios