Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

"El voluntariado te enseña el lado humano que también tiene la enfermedad"

La zaragozana María Pastor, de 25 años, es desde hace cuatro voluntaria en el Hospital Infantil de Zaragoza, donde ha aprendido a ver la vida de otra forma.

María Pastor, de 25 años, dedica parte de su jornada a ayudar a niños con cáncer en el Hospital Infantil.
María Pastor, de 25 años, dedica parte de su jornada a ayudar a niños con cáncer en el Hospital Infantil.
Juan Antonio Pérez Vela

El ‘hobbie’ de María Pastor, de 25 años, es algo diferente al del resto de su generación. Desde hace cuatro años se dedica a ayudar a niños con cáncer en el Hospital Infantil, donde colabora como voluntaria de la AECC.

Esta es una causa que le nace de dentro. Su padre padeció la enfermedad cuando ella era solo una adolescente y en su recuerdo de aquellos meses en el hospital permanecen quienes hoy podrían ser perfectamente sus compañeros. "Me acuerdo de ir con él y ver siempre a unos señores en los pasillos que me explicaban lo que hacían, así que a los años de que mi padre falleciera, decidí probar como voluntaria porque pensaba que podía dar más a otras personas de lo que hice por mi padre en su día", confiesa.

Tras afrontar así una causa personal que tenía pendiente, María asegura que no se arrepiente de haberlo hecho; que su experiencia como voluntaria le ha ayudado a entender mejor la enfermedad, a ser consciente de que le puede pasar a cualquiera. "Muchas veces nos negamos a ayudar porque pensamos que no nos va a tocar, y nadie está libre de padecer o no padecer algo así. A veces te agobias por cosas tontas y cuando vas allí y lo ves, relativizas todo porque sabes que tu problema tiene solución. Yo tengo mis estudios, salud y a mi familia, ¿qué más puedo pedir?", se pregunta con una sonrisa.

María empezó como voluntaria en el año 2013, mientras cursaba una diplomatura de Nutrición y Dietética y se sacaba un grado superior de Anatomía Patológica. Actualmente compagina su labor en el hospital con su trabajo y sus estudios de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas. Desde que se hizo voluntaria de la AECC tuvo claro que quería tratar con niños, y "el Infantil era el único centro que permitía la posibilidad de estar con ellos", explica. Así, aunque su experiencia como voluntaria empezó en la unidad de adultos, en cuanto tuvo ocasión de compaginar horarios los eligió a ellos, a sus pequeños. La enfermedad que era la conocía y le daba "igual" enfrentarse a ello.

El voluntariado te enseña el lado humano que también tiene la enfermedad

Imágenes del voluntariado con niños en el Hospital Infantil de Zaragoza. Juan Antonio Pérez Vela

"El voluntariado te enseña el lado humano que también tiene la enfermedad. Los niños, aunque son muy pequeños, son conscientes del problema que tienen y desconectan súper rápido. Cuando te ven solo quieren jugar, no quieren hablar de enfermedades ni de nada… En cierta medida son conscientes de lo que les pasa, pero no lo exteriorizan como un adulto. Una persona mayor te puede mirar de una forma más negativa… pero con ellos es diferente. Cuando están ahí y saben que vas a ir, te los encuentras ya cinco minutos antes de que subas esperándote con una sonrisa", cuenta.

Durante el curso escolar, María y otros voluntarios acuden al hospital una vez por semana dos horas al día. Además de ellos hay profesores, tutores de la DGA que ayudan a los niños con los deberes y controlan que no haya mucho jaleo en la planta. En verano, como no hay escuela pero los niños deben continuar sus tratamientos, abren el aula todos los días de la semana por la mañana. "Entonces hacemos lo que ellos quieren porque te puedes juntar con niños de 5 y 6 años hasta otros de 14", relata esta joven.

Por el momento, María tiene claro que quiere seguir sumando experiencias al lado de los más pequeños. Aunque haya momentos de bajón o días malos, el voluntariado le ha aportado un montón de cosas buenas. "En el hospital he conocido a gente estupenda… Los voluntarios se vuelven tu familia y si tienes un problema, enseguida responden. Puedes hablar de cualquier cosa que te pase a título personal, que te van a entender. Aquí te planteas la vida de otra forma, cuando hay ciertos pensamientos de los que te estás quejando y ves que estas personas están luchando por sobrevivir", sentencia.

- Ir al especial de la IV Marcha contra el cáncer.

Apúntate a la marcha de la AECC.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios