Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

“Es un prodigio, un invento tecnológico sin precedentes”

Este año se celebra el 60 aniversario de la realización del primer implante coclear del mundo.

Una 700 personas llevan un implante coclear en Aragón. Este sábado, Día Internacional del Implante Coclear se celebra el 60 aniversario del primero que se hizo en el mundo. Dos médicos franceses lo realizaron el 25 de febrero de 1957. En España tuvieron que pasar casi 30 años para ver uno similar. Fue 1985, y hasta el 95 no se hizo el primero en nuestra Comunidad. Desde ese primer hito hasta ahora han pasado seis décadas en las que la investigación y las nuevas tecnologías han conseguido mejorar este sistema para implementar la capacidad auditiva de personas sordas o que han perdido oído con los años.

“Un implante coclear significa poder llevar una vida casi normal”, explica Fernando Giménez, presidente de la Asociación de Implantados Cocleares de España en Aragón, (AICEAR). “Antes de que se hicieran la gente tenía que dejar de trabajar”, recuerda Giménez. “Gracias a este sistema los afectados pueden seguir con sus vidas de manera normalizada, e incluso, algunos trabajan continuamente con el teléfono”, dice el presidente.

Es el caso de José Luis Escalona, vicepresidente AICEAR, que tiene 58 años y lleva un implante coclear desde hace 12. “Empecé a perder audición poco a poco. Lo comencé a notar a los 22 años, con 27 ya llevaba audífonos y estuve así hasta los 46, cuando me implantaron”, explica Escalona. “Fue un cambio total. Pasé de no entender nada a entenderlo todo”, prosigue el vicepresidente. “Con los audífonos oyes, ya que amplifican el sonido, pero cuanto más amplifican, más lo distorsionan y menos se entiende”, dice Escalona. Con este sistema de alta tecnología implantado quirúrgicamente, “la forma de escuchar es muy parecida a la del oído humano, te permite entender claramente las palabras y no molestan los ruidos grandes como con el audífono”, informa el vicepresidente.

Un implante que cambia la vida

Yolanda Biel lleva implantada desde los 24 años y tiene 48. Es telefonista en una empresa de telecomunicaciones. “Desde los 6 años llevé audífonos hasta que me operaron”, explica Biel. “A mí me ha cambiado la vida. Es un prodigio, un invento tecnológico sin precedentes, pero no podemos olvidar que tenemos una discapacidad y unas necesidades que atender” recuerda. Biel.

Yolanda tiene dos hijas, una de ellas, Diana Garín, de 16 años, también lleva un implante coclear desde los 5 años. “De pequeña recuerdo no oír y tener dificultades en clase”, dice Garín. Su madre explica que “en los primeros cursos escolares siempre necesitó apoyo en el aula”.

“El primer día de clase tengo que explicárselo a mis profesores, que tienen que vocalizar bien para que pueda entenderles”, relata la joven. “Pero en el momento que tengo que escribir en los apuntes y dejo de mirar al profesor, me pierdo”.

Diana estudia Bachillerato y muy pronto empezará la universidad. En la actualidad hay cuatro estudiantes universitarios con implante coclear en Aragón. “Me gustaría estudiar arquitectura o una ingeniería”, dice Diana Biel. En esta decisión “ha influido mucho la tecnología”, como la que lleva en la cabeza Diana, “que cambia la vida de una persona”.

Etiquetas
Comentarios