Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

La quinoa, una posible llave para alimentar a la creciente población

Investigadores en Arabia Saudí han empezado a identificar genes que podrían manipularse para cambiar la forma en que la planta madura produce alimentos.

Campo de quinoa, poco antes de cosechar.
Miguel Ángel Pérez posa en su campo de quinoa, poco antes de cosechar.
Heraldo

La quinoa podría tener la llave para alimentar a la creciente población mundial porque puede prosperar en entornos duros y crecer bien en tierras marginales de mala calidad. Investigadores de 'King Abdullah University of Ciencie & Technology' (KAUST), en Arabia Saudí, han completado la primera secuencia de alta calidad del genoma de 'Chenopodium quinoa' y han empezado a identificar genes que podrían manipularse para cambiar la forma en que la planta madura produce alimentos.

Este proyecto, que se detalla en un artículo que se publica esta semana en 'Nature' y que irá en la portada de la edición del 16 de febrero, reunió a 33 investigadores de cuatro continentes, entre ellos 20 personas de siete grupos de investigación de KAUST.

"La quinoa fue el alimento básico que alimentó a las antiguas civilizaciones andinas, pero la cosecha fue marginada cuando los españoles llegaron a América del Sur y solo recientemente se ha revivido como una nueva cosecha de interés global", explica el director del proyecto, Mark Tester, profesor de Ciencias de las Plantas de KAUST.

"Esto significa que la quinoa nunca ha sido completamente domesticada o cultivada con su potencial pleno a pesar de que proporciona una fuente más equilibrada de nutrientes para los seres humanos que los cereales", resalta. Como primer paso para mejorar nuestra comprensión de cómo crece, madura y produce semillas, el equipo de Tester decidió secuenciar su genoma mediante una combinación de técnicas, incluyendo tecnologías de secuenciación de vanguardia y mapeo genético, para agrupar cromosomas completos de 'C. Quinoa'.

Hacia la producción de semillas menos amargas

Su genoma resultante es la secuencia de quinoa de más alta calidad hasta la fecha y ya está dando perspectivas sobre los rasgos de la planta y los mecanismos de crecimiento, según los autores. "Un problema con la quinoa es que la planta produce, naturalmente, semillas de sabor amargo (dice Tester). Esto se debe a la acumulación de compuestos químicos llamados saponinas en las semillas. Hemos señalado uno de los genes que creemos que controla la producción de saponinas en la quinua, lo que facilitaría el cultivo de plantas sin saponinas para hacer las semillas de sabor más dulce".

La secuencia del genoma tiene un inmenso potencial para ayudar a los científicos a entender la quinoa y, por lo tanto, modificarla para un uso comercial más extendido. Por ejemplo, se podría usar esta información genética para aprender cómo controlar el tamaño de la planta para favorecer plantas más cortas y más compactas que tienen menos probabilidades de no prosperar. Estas plantas más estables podrían albergar cabezas de semilla más grandes y ser cultivadas más juntas en grandes campos.

"Ya sabemos que la familia de la planta de quinoa es increíblemente resistente (dice Tester). Puede crecer en suelos pobres, suelos salados y en altitudes elevadas. Es realmente una planta muy resistente. La quinoa podría proporcionar una fuente de alimentos saludables y nutritivos para el mundo empleando tierra y agua que actualmente no se puede usar, y nuestro nuevo genoma va un paso más cerca de ese objetivo".

Etiquetas
Comentarios