Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cómo combatir la resaca

Lo único que se puede hacer contra ella es ayudar a nuestro cuerpo a reponerse siguiendo una serie de indicaciones.

La mayoría de las personas experimentan malestar físico a las pocas horas de haber ingerido cierta cantidad de alcohol.
La mayoría de las personas experimentan malestar físico a las pocas horas de haber ingerido cierta cantidad de alcohol.

Aunque resulte obvio, el único método fiable para evitar las temidas resacas es no beber alcohol. La gran mayoría de las personas experimentan malestar físico a las pocas horas de haber ingerido cierta cantidad de alcohol, malestar que empeora cuanto mayor haya sido la ingesta. A pesar de que abundan los trucos y productos que prometen acabar con los desagradables síntomas de la resaca, los numerosos estudios científicos realizados al respecto no han logrado demostrar que alguno de ellos sea eficaz para hacerla desaparecer. Lo único que se puede hacer es ayudar a nuestro cuerpo a reponerse siguiendo una serie de indicaciones.

Los síntomas más habituales de la resaca son dolor de cabeza, náuseas y mareos. También pueden producirse estados de ansiedad e irritabilidad, aumento del ritmo cardiaco y mayor sensibilidad al sonido o la luz. A continuación se proporcionan algunos consejos para evitar la resaca, en la medida de lo posible, o ayudar a combatirla una vez se padece.Antes y durante la ingesta de alcohol

Limitar la cantidad de alcohol que se ingiere. Lo ideal es no consumir nada de alcohol pero, si se hace, es mejor tomar solo una o dos copas. Hidratarse bien antes y durante la ingesta con bebidas no alcohólicas, sin gas y sin cafeína. Beber agua con regularidad y entre las tomas de alcohol ayuda a reducir la deshidratación, principal causa del dolor de cabeza. Los zumos naturales o las infusiones (evitar el té) también son una buena opción, pero hay que evitar las bebidas energizantes. No mezclar distintos tipos de alcohol. No beber con el estómago vacío.Durante la resaca

Beber suficiente agua. Comer alimentos de digestión suave, como arroz, cereales, pasta o huevos. Evitar los alimentos grasos y pesados, aunque sean los que apetezcan. Reponer los minerales perdidos: el zumo de tomate es un gran aliado por su alto contenido en electrolitos. Comer fruta: por su contenido en fructosa, facilita el trabajo del hígado. Para ayudar a contrarrestar las náuseas, ayuda beber una infusión de jengibre. Si se opta por combatir el dolor con un fármaco, evitar los basados en paracetamol, ya que este interfiere en el proceso de metabolización del alcohol llevado a cabo por el hígado. Es mejor elegir el ibuprofeno, aunque puede agravar el malestar de estómago. No beber más alcohol. Evitar el café y el té, que por su efecto diurético agravan la deshidratación. Además, el café no ayuda a asentar el estómago.Seguir estas indicaciones evita que los síntomas de la resaca empeoren. Sin embargo, el restablecimiento total solo se producirá tras unas cuantas horas de descanso, dejando que el cuerpo se reponga por sí solo de los excesos.

- Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios