Salud

Heraldo Saludable

¡Hola, enero! Comienza la Operación Bikini

Con el año nuevo y los propósitos arranca también la Operación Bikini, las dietas milagro, los 'gurús' y las idas y venidas del gimnasio.

Alejarse de las dietas milagro y llevar una vida saludable, son las verdaderas claves.

Después de la Navidad, los excesos en la mesa liderados por los turrones y el sedentarismo debajo de la manta comienza la Operación Bikini, es decir, el momento en el que se decide volver a seguir una rutina saludable y retomar aquellos hábitos que se abandonaron con la llegada del frío y las vacaciones de invierno. Pero, a pesar de que los propósitos siempre dan un buen chute de energía para afrontar la vuelta a la vida sana, las prisas y las ganas de ver resultados rápidos suelen acabar con este proceso que, al fin y al cabo, es muy beneficioso para nuestro organismo.

Tres claves para no fallar en la Operación Bikini

Lo primero de todo, para no fallar en el intento es marcarse unos objetivos realistas que se sabe que se van a cumplir, porque si no aparecerá el primero de los grandes enemigos de la Operación Bikini: la frustración. Y es que si se ponen metas demasiado altas será difícil cumplirlas a lo largo de los seis primeros meses del año (momento en el que todo el mundo espera que se noten los primeros resultados), y se empezará a hacer menos esfuerzos, a saltarse la dieta y a procrastinar a la hora de ir al gimnasio.

La dieta es lo segundo que hay que empezar a controlar, pues una alimentación equilibrada y saludable en la que se prescinde de gran parte de aquellos productos que nuestro organismo no procesa bien ya es suficiente. En estos casos lo más importante es acudir a un especialista que estudie nuestro caso y haga una dieta a medida, pues con la salud no se puede jugar. Además, hay que tener en cuenta que una dieta inadecuada puede perjudicar nuestro metabolismo, de tal manera que en lugar de perder esos kilos que sobran empecemos a ganarlos.

En tercer y último lugar, hay que planificar el ejercicio semanal: no se puede pegar una matada en el gimnasio un día y durante los dos siguientes estar tirado en el sofá. Hay que repartir las horas de la semana para que todos los días nuestro cuerpo trabaje.

-Ir al suplemento de salud

Etiquetas
Comentarios