Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Fundación Virgen del Pueyo: anticipación y prevención para tratar trastornos de conducta

La aparición de una alteración de conducta como consecuencia de otro trastorno subyacente es frecuente. Los expertos hacen hincapié en la prevención y advierten de que la "incomprensión" en estos casos puede llevar a una discapacidad.

Una imagen de la la Unidad de Desarrollo Infantil de la Fundación Virgen del Pueyo.
Anticipación y prevención: las bases de la Unidad de Desarrollo Infantil de la Fundación Virgen del Pueyo

David es un niño cariñoso, divertido y un poco tímido, que cursa tercero de Infantil en Zaragoza. Hace tres años, cuando entró por primera vez a clase, algo cambió en su conducta y se volvió un niño retraído, triste y agresivo, hasta el punto de pegar a su profesora y lanzar las sillas por el aula. "Nos dijeron que David era un niño malo, pero nosotros sabíamos que no era así, que algo pasaba. Le diagnosticaron como TDAH (Transtorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), pero eso no fue suficiente y seguimos buscando hasta que llegamos a la Unidad de Desarrollo Infantil de la Fundación Virgen del Pueyo, donde nos han dado las claves para actuar en cada caso y esto nos ha aportado seguridad y tranquilidad en nuestra relación con él", apunta Vega, su madre.

Dos años y medio después, David es capaz de controlar sus impulsos más primarios y lo hace gracias a las técnicas de modificación de conducta y los tratamientos que recibe por parte de los profesionales del centro Carlos, Berta y María Guerrero, psicólogos sanitarios y especialistas en 'biofeedback' y neuropsicología; Pilar García, fisioterapeuta; Inés Olivares, logopeda; Magali Alcay, terapeuta ocupacional y Sandra Jarque, pedagoga terapéutica, que tratan cada caso de manera individualizada y totalmente coordinada.

- Seguir leyendo en el blog 'Sin barreras'

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión