Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Ayudas luminosas

Microrrelato de Teresa Sueiro, ganadora en la categoría de 'Cooperación'.

Teresa Sueiro (ganadora de Cooperación), ganadora de la suscripción de un año a Heraldo de Aragón
Teresa Sueiro (ganadora de Cooperación), ganadora de la suscripción de un año a Heraldo de Aragón
Sandra Lario

Hace ya muchos años unos coches manchados de polvo llegaron a mi poblado. La gente les rodeamos con una mezcla de curiosidad y temor. Salieron hombres vestidos de forma diferente a la nuestra, mujeres vestidas como aquellos hombres; algunos llevaban batas blancas. Se acercaron a nosotros y nos hablaron mientras sonreían. No les entendimos, pero sí apreciamos que no venían a hacernos daño. Poco a poco fueron montando tiendas de campaña, barracones. Hubo un día que nos hicieron esperar sentados en bancos y pasamos de uno en uno tras un biombo. Allí un hombre y una mujer, de blanco limpio, nos auscultaron, revisaron nuestros ojos, oídos, gargantas y nos pusieron vacunas.

Otro día los niños fuimos a una casa hecha de maderos. Un hombre alto y rubio nos enseñó a leer, a dibujar, otros juegos. Por primera vez en mi vida abrí un libro hermoso, lleno de colores, donde otro niño me hablaba.

A mis padres les enseñaron cómo mejorar la cosecha y cómo sacar más leche de las cabras.

Hoy soy yo quien he marchado a otro poblado. Mis ropas son blancas como la nieve de la cima de una montaña. Hay ojos expectantes y sonrisas albas que me esperan.

Etiquetas
Comentarios