Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

La frecuencia de las demencias se ha estabilizado o disminuido en los últimos años

Son los resultados de un estudio comparativo entre cinco ciudades europeas, entre ellas Zaragoza.

Uno de cada cuatro vecinos de la Unión Europea tiene más de 65 años.
La frecuencia de las demencias se ha estabilizado o disminuido en los últimos años
Laura Uranga

La revista Lancet Neurology, una de las más influyentes en el campo de las demencias y de su forma más frecuente, la Enfermedad de Alzheimer, publica el primer estudio comparativo, entre cinco ciudades europeas, documentando que en los últimos años se ha estabilizado o ha disminuido la frecuencia de estas enfermedades, en contraposición a lo que se ha llamado “epidemia de demencias”.

Las demencias son enfermedades cerebrales que causan una pérdida de memoria y de funciones cognitivas (orientación, lenguaje, funciones ejecutivas, etc.) que pueden ser devastadoras, pues de modo progresivo deterioran al individuo llegando a causarle una total dependencia. Por tanto, el mensaje del “Policy View” de la revista, comunicando que la prevalencia (frecuencia en un momento determinado) o la incidencia (número de nuevos casos en un determinado periodo de tiempo) de casos de demencia en la población general se ha estabilizado o ha disminuido es positivo y esperanzador.

En un contexto de creciente preocupación médica, pero también social, por las dimensiones epidemiológicas del problema de las demencias y la Enfermedad de Alzheimer, los investigadores de las Universidades de Cambridge (Inglaterra), Estocolmo y Gottemburgo (Suecia), Rotterdam (Holanda) y Zaragoza han conjuntado los únicos estudios, realizados en sus ciudades respectivas, que en dos periodos de tiempo diferentes evalúan la posibilidad de que haya evolucionado en los últimos años la frecuencia de las demencias.

El primero de dichos estudios fue realizado en Zaragoza (Proyecto ZARADEMP), y sus resultados fueron publicados en el Acta Psychiatrica Scandinavica en el año 2007. Comparaba la frecuencia de las demencias en una muestra representativa de personas de mayores (n = 4.803 personas; de 65 o más años, n = 3.715) con la frecuencia en la misma ciudad en el estudio realizado en la década anterior en otra muestra diferente y también representativa. Contra lo que se podría esperar, se había estabilizado la prevalencia de demencias, y había disminuido en los varones de modo estadísticamente significativo, en particular en las edades comprendidas entre los 70 y los 84 años. Los resultados se interpretaron con cautela, pero ya entonces, y en contra de una corriente de opinión mayoritaria, de modo concluyente se manifestó que no estaba aumentando la frecuencia de las demencias.

El Proyecto ZARADEMP (ZARAGOZA-DEMencia-DEPresión) viene estudiando de modo longitudinal, en varias “olas” y durante los últimos 20 años, la salud mental de los mayores, la comorbilidad somática y los factores de un envejecimiento saludable.

Ahora, con la coordinación de la profesora Carol Brayne, de la Universidad de Cambridge, se han analizado conjuntamente los únicos cinco estudios que en la bibliografía internacional comparan los resultados en dos periodos de tiempo diferentes. Todos los estudios replican la conocida curva del aumento de la frecuencia de las demencias con la edad: si bien la prevalencia de las demencias es muy baja en el estrato etario de los 65-69 años (aproximadamente 0,8%), a partir de ahí se incrementa y se duplica cada 5 años de edad, de tal modo que a los 90 o más años la prevalencia puede ser del 30%. Aproximadamente dos tercios de las demencias corresponden a la Enfermedad de Alzheimer. Lo relevante y novedoso del estudio actual es que las cinco investigaciones ahora conjuntadas coinciden: la frecuencia de las demencias en las ciudades europeas se ha estabilizado o ha disminuido, particularmente entre los varones, a pesar del envejecimiento de la población.

Para interpretar los datos señalados, y aunque no hay todavía buenas pruebas (“evidencias”) sobre las causas que han podido intervenir para el descenso o estabilización de las cifras de frecuencia de demencias, se contemplan las siguientes circunstancias que han mejorado en los últimos años: la salud en general (que afecta el rendimiento cognoscitivo, factor clave en las demencias); el nivel de vida y la escolarización (por ejemplo, en la ciudad de Zaragoza el analfabetismo se ha relacionado con una mayor frecuencia de demencias y Enfermedad de Alzheimer); y la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares (incluyendo la lucha contra el tabaquismo y el alcohol), que son conocidos factores de riesgo. Se ha considerado, entre esos factores, la negativa influencia que pudieron tener en la población general, en las generaciones de los mayores que mostraron más altas prevalencias, la Guerra Mundial y la Guerra Civil española, con las hambrunas que siguieron.

Los expertos recuerdan también la importancia creciente que el público y los responsables de la gestión de recursos sanitarios conceden a estudios de metodología “robusta” que permitan documentar la dimensión del problema de las demencias y la Enfermedad de Alzheimer entre ellas, para organizar mejor los recursos asistenciales y los recursos dedicados a la investigación para combatir sus causas. Consideran que la “fortaleza” de la investigación ahora publicada reside en que reúne cinco estudios independientes, todos ellos realizados en muestras muy amplias y representativas de sus respectivas ciudades, que utilizando una metodología sólida, con instrumentos estandarizados y validados en cada país, y manteniendo las respectivas metodologías a través del tiempo, han hecho posible comparar sus resultados. Consecuentemente, se trata de la más convincente “evidencia” (prueba) publicada hasta la fecha en relación con la frecuencia de demencias en una región mundial (Europa occidental).

Los expertos insisten en la importancia de la atención continuada a pacientes y familiares y del esfuerzo para encontrar nuevos fármacos y tratamientos contra unas enfermedades generalmente devastadoras, como las demencias, incluyendo las llamadas “vacunas”. Pero el comunicado de los expertos hace énfasis también en la importancia de la prevención “primaria”, la lucha contra los factores de riesgo de demencias, para impedir su aparición. La investigación puede traer progreso en este campo, pero el estudio subraya cómo la OCDE ha puesto de manifiesto que sus países miembros dedican una mínima parte de su presupuesto de investigación a los temas de prevención de las demencias.

Los investigadores responsables del Proyecto ZARADEMP, Universidad de Zaragoza e Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón) son: Antonio Lobo (investigador principal), Guillermo Marcos, Pedro Saz y Concepción De la Cámara. Departamento de Medicina y Psiquiatría; Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública; Hospital Clínico Universitario. Universidad de Zaragoza e Instituto de Investigación Sanitaria Aragón.

- Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión