Salud

Heraldo Saludable

​Unos 425.000 bebés serán vacunados contra la varicela

Recibirán la primera dosis entre los 12 y 15 meses; y la segunda, entre los tres y cuatro años.

A partir de 2016, se dará la primera dosis de la vacuna de la varicela a unos 425.000 bebés.
HA

Fue una medida polémica, que no gustaba nada a los pediatras y que ha tenido una vida corta: 27 meses. En marzo de 2013, el Ministerio dirigido por Ana Mato decidía en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) crear un calendario vacunal común -luego las comunidades autónomas lo aplicaron más o menos- con el retraso de la inyección hasta los doce años para aquellos jóvenes que no hubieran sufrido la enfermedad. Todo bajo financiación pública; a la vez, se prohibió la venta de Varivax, el fármaco de Sanofi Pasteur MSD, en las boticas españolas desde junio de 2013.

En cambio, la llegada de Alfonso Alonso ha supuesto un giro de 180 grados en estas políticas. Ya no se espera a que los niños padezcan la enfermedad. Ahora hay que vacunarlos. "Nos parece mucho mejor que los niños no tengan que pasar la enfermedad", aseveró el titular de Sanidad tras la maratoniana reunión del CISNS. A partir de 2016, se dará la primera dosis a unos 425.000 pequeños de entre doce y quince meses y la segunda inyección se aplicará entre los tres y los cuatro años. Una vuelta que costará a las arcas públicas unos seis millones el primer año a repartir entre todas las comunidades. En el segundo año, la factura ascenderá a 14,5 millones. Unas cantidades "asumibles".

Este cambio de decisión se ha llevado con los informes favorables de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y de la Sociedad Española de Vacunología, que recomendaban este cambio. La consejera cántabra de Sanidad, María Luisa Real, también desveló que se habían presentado trabajos sobre la incidencia de la enfermedad era muy baja "en las comunidades donde se aplica". Solo Navarra, Ceuta y Melilla no cambiaron su calendario con la decisión de 2013. Sin embargo, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria se ratificó en la permanencia de la linfa a los doce años y recordó que 31 países europeos -entre ellos Reino Unido y Francia- mantienen las inmunidades en la adolescencia. Tampoco convenció del todo a la AEP, que apostaba porque la primera dosis se inyectara a los doce meses y la segunda entre los dos y los tres años.

Con este cambio, Alonso destacó su "equidad", que va a permitir a todos los padres vacunar, si así lo desean, sin coste alguno. "No se van a tener que ir a Andorra y las empresas que aseguraban la cadena de frío se van a tener que buscar otro negocio", explicó, de forma gráfica, Jesús Sánchez Martos, consejero madrileño de Sanidad. El Principado, Francia y Portugal fueron las soluciones encontradas por los progenitores para dar la vacuna a sus hijos.

Sanidad universal

El otro punto que más discordia provocó fue el de la recuperación de la tarjeta sanitaria por parte de los inmigrantes sin papeles. Una propuesta que llevaron a la mesa del Consejo por las comunidades con representación socialista. Tres de ellas, Baleares, Comunidad Valenciana y Cantabria ya anunciaron que la iban a restaurar. Ante esta realidad que se puede extender a otras zonas, el ministró desveló que las regiones y el Ejecutivo llegaron a un acuerdo para fijar los requisitos que tenían que cumplir las personas ilegales para tener acceso a la sanidad. "No se les dispensará la tarjeta sanitaria", recalcó el ministro.

El acuerdo, firmado con los antiguos consejeros el 14 de julio, estipulaba que debían tener al menos un año de empadronamiento, el pasaporte en vigor y presentar la solicitud para recibir la asistencia en un centro de atención primaria, El secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, explicó que las únicas dudas eran sobre si este trámite podía servir como ejemplo de arraigo para una posible regulación o si los inmigrantes podían ser expulsados. La respuesta fue negativa en ambos casos. Pero este pacto surgido en la Comisión Permanente para evitar que "el turismo sanitario se repita", según Alonso, no ha gustado a los nuevos consejeros que lo quieren revisar.

Alonso sí dejó claro que el real dereto 16/2012 no se va a derogar y reiteró el compromiso del Ministerio de Hacienda para dar financiación al plan de lucha contra le hepatitis C. Un dinero que tenía que haberse aprobado el 23 de abril, pero que todavía no ha visto la luz. "Nosotros estamos cumpliendo con el protocolo, pero sin la financiación prometida", se quejó Jesús Morera, consejero de Sanidad de Canarias, poniendo voz al sentir de las regiones. Además de estos puntos, el CISNS acordó la creación de un Registro Estatal de Enfermedades Raras y el pago íntegro del tratamiento de los pacientes con 'piel de mariposa', una enfermedad dermatológica poco común.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios