Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

La difteria sigue siendo endémica en algunas regiones del mundo

La enfermedad, que se transmite de unas personas a otras por vía respiratoria, registró 4.680 casos.

Un niño es vacunado contra el sarampión en un barrio pobre de Monrovia.
Una vacuna contra el ébola es eficaz y segura en primates
Afp Photo

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha recordado que, aunque en España no se registraban casos de difteria desde hace 30 años, se trata de una enfermedad infecciosa que sigue siendo endémica en algunas áreas en desarrollo de África, Asia, Caribe y Sudamérica, y cada año causa unas 4.500 casos a nivel mundial.

En concreto, el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestra como en 2013 se documentaron unos 4.680 casos a nivel mundial, habiéndose registrado la última gran epidemia en la década de los 90 en los países de la antigua Unión Soviética.

La enfermedad se transmite de unas personas a otras por vía respiratoria y produce fiebre, dolor de garganta intenso y dificultad para respirar por obstrucción grave de la vía aérea superior, de tal forma que puede llevar a la asfixia y la muerte.

La afectación sistémica puede ser intensa por efecto de la toxina que libera el microorganismo, que puede causar daño en el miocardio, sistema nervioso central y otros órganos, según ha informado en un comunicado el Comité Asesor de Vacunas de la AEP.

El tratamiento consiste en antibióticos, suero antitoxina de la difteria, así como medidas de soporte respiratorio, tales como traqueotomía, intubación endotraqueal, etc. La letalidad es del 5-10 por ciento, siendo mayor en niños menores de 5 años.

En cuanto a la vacunación, en España está incluida en las vacunas combinadas (unida a otras, como tosferina y tétanos, entre otras) que se administran desde los 2 meses de edad. En total, siguiendo el calendario infantil, un niño recibe hasta 6 dosis de vacuna antidiftérica durante los primeros 14-16 años de vida, y el esquema habitual suele ser a los 2, 4, 6 y 18 meses, y a los 6 y 14 años.

"Queremos insistir en los beneficios que aporta la vacunación, tanto a nivel individual como colectivo, incluyendo la prevención de enfermedades infecciosas aparentemente eliminadas en nuestro medio, como es el caso de la difteria", ha defendido.

Etiquetas