Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

"Corro contra el cáncer con los míos para llenar esos vacíos que deja la Administración"

César Pérez, de 48 años, superó un cáncer de testículos y hoy es voluntario de la AECC.

El zaragozano César Pérez León, de 48 años, le ganó la batalla al cáncer.
El zaragozano César León Pérez, de 48 años, le ganó la batalla al cáncer.
Laura Uranga

"En estos tiempos tan a ciegas que vivimos, de tanta crisis económica, hay que implicarse mucho más, porque a la vuelta de la esquina puede estar la cura de algo". Lo dice el zaragozano César Pérez, de 48 años, tras haberle ganado la batalla a la enfermedad. Hoy es uno de los voluntarios de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y está "plenamente recuperado" de un cáncer de testículos que paró en seco su vida y la de los suyos cuando tenía solo 32 años.

"Recibir el diagnóstico fue muy duro. Sentía que podía dejar huérfano a mi hijo -de dos- porque yo también había sido huérfano de padre por culpa del cáncer", recuerda hoy, lleno de vida y entusiasmo, este voluntario.

Atrás queda ya un largo periodo de tratamientos, pruebas, revisiones y desplazamientos de consulta en consulta y de hospital en hospital para conseguir vencer a la enfermedad. "El cáncer no se arregla en dos o tres meses. El primer año, entre ingresos y controles, vives prácticamente en el hospital, y al cabo del tiempo entras a formar parte del sistema. El propio personal sanitario pasa a formar parte de tu familia, desde el oncólogo o el cirujano que te opera hasta el personal de limpieza del centro", dice en recuerdo de aquellos profesionales del Salud que lo acompañaron durante su ingreso en el Servet.

Hoy se muestra "agradecido" por el apoyo que tuvo entonces y el que continúa recibiendo por parte de la Asociación, y habla sin tapujos de la enfermedad que él pasó. "El cáncer de testículos tiene la misma prevalencia en hombres que el de mama en mujeres. Nosotros somos menos dados a hablar de ello, pero es muy habitual y no hay que tenerle miedo", afirma tras haber recibido el alta.

En la actualidad, León compagina su trabajo en el campo de la seguridad privada con su labor de voluntario en la AECC. A su juicio, una asociación "conseguidora" que ha logrado involucrar al cabo de los años incluso "a la propia Seguridad Social" por medio de diferentes campañas de sensibilización. "La prueba de sangre en heces -para el cáncer de colon-, mamografías y otras pruebas diagnósticas se han conseguido generalizar gracias a la lata que ha dado la asociación", reivindica León. 

Pero la lucha contra el cáncer continúa y en esa batalla por la vida, todas las carreras solidarias, mercadillos y demás iniciativas son pocas para conseguir ir a mejor. "Si la Administración no puede llegar, estaremos las asociaciones y el ciudadano: no para repetir servicios, sino para llenar esos huecos. Por eso corro e involucro a los míos", defiende con vistas a la II Carrera contra el Cáncer que se celebrará el próximo mes de junio en Zaragoza.

Un sentimiento y un deseo solidario que este paciente, ya recuperado, resume al final de esta entrevista en una sola frase: "Adonde no llegue yo, llegará la punta de mi espada", dice orgulloso de la labor que la asociación realiza con apoyo de la ciudadanía.

- Leer más historias.

- Apúntate a la marcha de la AECC.

Etiquetas