Salud

Heraldo Saludable

Unos 200 pacientes de hepatitis C en Aragón tendrán acceso inmediato a los nuevos fármacos

En la Comunidad hay alrededor de 2.059 personas diagnosticadas con fibrosis en grados de F2 a F4 que necesitarían estos antivirales.

Integrantes de la plataforma de afectados por la hepatitis C se manifiestan ante el Ministerio de Sanidad, en Madrid (imagen de archivo).
Foto de archivo de integrantes de la plataforma de afectados por la hepatitis C ante el Ministerio de Sanidad, en Madrid.
Efe

Unos doscientos enfermos de hepatitis C de los alrededor de 2.059 diagnosticados con fibrosis en grados de F2 a F4 tendrán en Aragón acceso desde el 1 de abril a los nuevos antivirales, en virtud del plan estratégico para abordar la enfermedad aprobado por el Ministerio de Sanidad y las Comunidades el pasado jueves.

Así lo han anunciado los jefes de sección del Servicio de Aparato Digestivo y de la Unidad de Enfermedades Infecciosas de los hospitales Clínico y Miguel Servet de Zaragoza, Miguel Ángel Simón y Piedad Arazo, respectivamente, acompañados por los médicos adjuntos Javier Fuentes y Santiago Letona.

En España se estima que el 1 por ciento de la población padece la enfermedad, aunque no todos están diagnosticados y se calcula que están en consultas médicas entre el 20 y el 30 por ciento, mientras que en Aragón se cifra en unas 2.059 las personas diagnosticadas con un grado lesional entre F2 y F4 (650 de F2, 678 de F3 y 731 de F4).

No obstante, las cifras pueden variar porque no hay un registro "totalmente cierto" y obligará a planificar con los hepatólogos de los distintos hospitales de la comunidad el inicio de los tratamientos, ha apuntado Simón, quien ha precisado que hasta ahora se ha evaluado y tratado a 632 pacientes y están en vías de tratamiento o evaluación unos 1.400 o 1.500.

En coincidencia con su aparición en el Nomenclátor, unos 200 pacientes tendrán acceso a partir del 1 de abril a estos fármacos, más avanzados y seguros, con eficacias por encima del 95 por ciento, ha dicho Simón, quien prevé que crezca el número de consultas tras este anuncio.

Se trata, en su nombre comercial, de 'Harvoni' (una mezcla de Sofobusvir (Sovaldi) y Ledipasvir) y Exviera (dasabuvir) y Viekirax (paritaprevir/ritonavir más ombitasvir), moléculas de uso combinado que potencia la eficacia de los fármacos. Se suman a los ya comercializados Olysio (Simeprvir), Sovaldi (Sofobusvir) y Daklinza (Declatasvir).

Según Simón, el plan estratégico aprobado el jueves responde a la inquietud de los médicos y persigue afrontar de una forma global el problema en cuanto a diagnóstico -requiere un estudio epidemiológico para saber con exactitud el número de enfermos, que estará a lo largo de este año o principios de 2016-, tratamiento, dando prioridad a los pacientes con grados de fibrosis de moderada a avanzada, un registro de la actividad y políticas de investigación y desarrollo.

Permitirá tratar a todos los pacientes diagnosticados con grados F2 a F4 de forma escalonada, según Simón, en un año o año y medio, con los fármacos de última generación, que tienen un coste por tratamiento de en torno 30.000 euros, aunque se prevé tratar en España a 52.000 pacientes, lo que reduce el precio medio por enfermo alrededor del 50 por ciento.

Pero con independencia del coste, Simón ha resaltado que se trata de invertir dinero en un momento concreto, ya que la gran ventaja de la hepatitis C es que se cura una vez aplicado el tratamiento, con lo que los pacientes, si tienen un daño poco avanzado, no necesitan más controles médicos.

El jefe de sección del Servicio de Aparato Digestivo del Clínico ha apuntado que a pesar de que ha habido mucha polémica con estos tratamientos, fundamentalmente por cuestiones económicas, en Aragón ha habido 41 pacientes tratados a través de ensayos clínicos o uso compasivo, y además se han tratado otros 270 pacientes con la enfermedad avanzada.

En cuanto a las reivindicaciones de acceso a los fármacos de los enfermos, Simón ha considerado que reclamar medicamentos para todos es lícito y posiblemente el paciente "tiene razón" al quererse tratar con cualquier grado lesional, pero esa es una situación "idílica" que no se aplica ni en los países más avanzados porque hay que "priorizar", y el plan estratégico español lo hace de manera "muy justa y muy sensata", en los pacientes que pueden evolucionar a formas más avanzadas de la enfermedad.

Así, ha hecho hincapié en que se sabe, por estudios bien evaluados, que los pacientes con estadios que se dejan fuera del plan "apenas progresan e incluso alguno ni progresa".

Aunque ha considerado que desde un punto de vista de la infección sea bueno tratar a todos, y cree que se hará de forma escalonada con los años y se acabará con la hepatitis C quizá en 20 años, ha insistido en que "es bueno tratar primero a aquel que va a evolucionar mal".

En ese sentido, ha opinado que el plan calmará los ánimos de las plataformas de afectados en función de la información que reciban y de que sea "veraz", y quien mejor la da son los médicos en las consultas.

Hasta ahora, ha asegurado la jefa de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Miguel Servet, Piedad Arazo, no ha habido ninguna limitación presupuestaria para prescribir un tratamiento a pacientes con un estado avanzado de la enfermedad. "No hemos tenido en ningún momento ningún tope", ha remarcado.

Etiquetas