Salud

Heraldo Saludable

"Concentrar un 85% de la atención sanitaria en una sola área es desproporcionado"

Los sindicatos médicos muestran su rechazo "unánime" al proyecto de área sanitaria única que recoge el BOA y temen la "movilidad" de facultativos así como el perjuicio que ocasione la normativa al paciente.

Las Urgencias del hospital Miguel Servet de Zaragoza, saturadas este invierno.
Heraldo

La nueva normativa publicada este lunes en el BOA, por la que se aprueba el nuevo mapa sanitario de Aragón, no cuenta con el beneplácito de los sindicatos médicos de la Comunidad que, como ya anunciaron en su día cuando se publicitó la normativa el pasado mes de agostosupone "reducir la contratación al máximo mediante la centralización de centros y servicios sanitarios".

Así pues, la modificación sustancial que introduce este decreto es la sustitución de las ocho áreas de salud existentes en la actualidad, según lo establecido en la Ley General de Sanidad, por tres 'áreas únicas' provinciales. Según los datos facilitados por el sindicato médico Cemsatse Aragón, con esta nueva distribución el área de Zaragoza II pasaría a disponer de 11.914 profesionales, mientras que Huesca I -con 2.279- y Teruel III -con 1,424- estarían muy lejos de alcanzar a la provincia zaragozana en materia de recursos sanitarios.

"En todo Aragón hay 125 centros de salud y probablemente el 80% sean de Zaragoza. Unificar prácticamente todos los centros en una sola área y que el resto se queden con un 20% nos parece desproporcionado si lo que se persigue es acercar la asistencia sanitaria", subraya, por su parte, Leandro Catalán, presidente del sindicato de facultativos de Atención Primaria (Fasamet). No es, sin embargo, a este ámbito al que más afectaría esta reestructuración, pues según advierten tanto Fasamet como Csif-Aragón y Cemsatse, la atención hospitalaria va a ser la más "afectada", al centralizar el área de Zaragoza a "más de un millón de usuarios" con casi el 85% de los profesionales sanitarios. "Los hospitales más fuertes de la Comunidad -como son el Clínico y el Servet- van a estar en la misma área provincial, lo que no nos parece adecuado", alerta Catalán. Una realidad que indudablemente preocupa a los sindicatos, que temen a su vez la "movilidad encubierta de trabajadores para ahorrar plantilla con condiciones laborales perjudicadas".

Un "ataque" para los trabajadores y también para el paciente

Así lo advierte el presidente de Csif-Aragón, Evangelino Navarro, quien hace especial hincapié en el "ataque" que supone esta modificación del Decreto 32/2015, "tanto para los trabajadores como para los usuarios".

"La unificación de determinados servicios va a suponer una movilidad de personal que en estos momentos no había y, lo que es peor, va a acarrear una descoordinación y un desconocimiento de lo que pasa en la sanidad aragonesa porque está demostrado que los gerentes no tienen ni idea de lo que pasa fuera del hospital en el que se encuentran", critica Navarro. A este respecto, desde Cemsatse añaden la "disfunción" que supone el reestructurar jefaturas que "per se" ya tienen bastante ámbito siendo que en la actualidad ya hay servicios hospitalarios convertidos en "auténticos macroservicios" a causa de los recortes. "Querer hace un 'superjefe' de todos ellos nos parece inviable cuando ahora mismo en Zaragoza capital -con las plantillas del Servet y del Clínico- se está aprovechando la figura de un jefe de servicio para ser al mismo tiempo la figura jefe de otro", advierte Mercedes Ortín, vicepresidenta de Cemsatse. Desde este sindicato han mostrado su "temor" a que este hecho suponga la reducción de plantillas hospitalarias, con las consecuencias que esto tendría en la prestación de asistencia sanitaria.

Los sindicatos médicos temen la reducción de pantillas en hospitales

"Si tenemos unas plantillas de especialistas ya fijadas, lo mínimo es mantenerlas en los hospitales –que ya de por sí están saturados– y nombrar aparte a un coordinador jefe si se quiere hacer una coordinación de ambas", reclaman.

Para Csif-Arafón, el área de Oftalmología -una de las especialidades que engrosan las listas de espera- va a ser la más perjudicada, ya que al estar el sector II (Zaragoza) y el sector III (Calatayud) bajo la tutela del mismo jefe de servicio, un día un oftalmólogo puede estar en el Servet y otro, en el Clínico, en Calatayud o en Ejea. "Esto lo hacen bajo el interés económico de ahorrar dinero y si empieza a haber mucha movilidad de especialistas, la atención personalizada que reivindicamos siempre quedará anulada y veremos que a un mismo paciente cada vez le atenderá un profesional distinto del mismo área", apostilla Navarro.

El otro gran "perjuicio" para el paciente detectado por los sindicatos hace referencia al derecho a pedir y disponer de una segunda opinión médica, que hasta ahora se podía realizar sin salir de la localidad. "Si antes pertenecías al sector II y querías una segunda opinión, te ibas al sector III con distinto equipo. Ahora para tener esa segunda opinión no dependiente del jefe de servicio va a haber que irse a Huesca o Teruel, y viceversa", señalan desde Csif.

Lo que dicen las encuestas

Los sindicatos médicos consultados coinciden en que dicha "implantación unilateral" no se sostiene bajo la perspectiva de "acercar al ciudadano" la atención sanitaria y aluden a criterios "económicos" para justificar su implantación.

"Si anteriormente se hicieron transferencias de la Sanidad para acercarla al ciudadano, no tiene sentido que ahora se juegue en contra", lamentan desde Cemsatse, cuya oposición se encuentra "en sintonía" con el resto de sindicatos.

Además, de los datos recogidos y publicados por el departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia en las encuestas de satisfacción de 2010 a 2013, se desprende que todos los ítems valorados (facilidad para conseguir cita, posibilidad de escoger cita, solución dada a la consulta y tiempo de espera para entrar a la consulta) mejoraron respecto al año 2010 a raíz de la descentralización de servicios sanitarios.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas