Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Vinculan el consumo frecuente de bebidas azucaradas a un inicio más temprano de la regla

Los autores siguieron a 5.583 niñas con edades entre 9 y 14 años entre 1996 y 2001.

Las bebidas energéticas no aportan más energía de la que hay en los refrescos
Vinculan el consumo frecuente de bebidas azucaradas a un inicio más temprano de la regla
HA

Las niñas que consumen frecuentemente bebidas azucaradas tienden a comenzar sus periodos menstruales antes que las niñas que no lo hacen, según un nuevo estudio cuyas conclusiones se publican este miércoles en 'Human Reprodution'.

Los autores siguieron a 5.583 niñas con edades entre 9 y 14 años entre 1996 y 2001 y encontraron que aquellas que bebían más de 1,5 porciones de bebidas azucaradas al día tenían su primer periodo 2,7 meses antes que las que consumían dos o menos bebidas de ese tipo a la semana. Este efecto fue independiente del índice de las niñas de masa corporal (IMC), la altura, la ingesta total de alimentos y otros factores de estilo de vida como la actividad física.

Los hallazgos son importantes no solo por el creciente problema de obesidad infantil en varios países desarrollados sino también por que el hecho de que los periodos comiencen antes está vinculado a un mayor riesgo de cáncer de mama más tarde en la vida.

La directora del trabajo, Karin Michels, profesora asociada de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos, explica: "Nuestro estudio se suma a la creciente preocupación por el consumo generalizado de bebidas azucaradas entre los niños y adolescentes en Estados Unidos y otros lugares".

"La principal preocupación es sobre la obesidad infantil, pero nuestro estudio sugiere que la edad de la primera menstruación (menarquia) ocurrió más temprano, independientemente del índice de masa corporal, entre las niñas con el mayor consumo de bebidas endulzadas con azúcar añadido. Estos resultados son importantes en el contexto de que la pubertad se inició más temprano en las niñas, algo que se ha observado en los países desarrollados y cuya razón es gran parte desconocida", añade.

En el documento, los autores concluyen: "Nuestros hallazgos sugieren que el consumo frecuente de bebidas azucaradas puede estar asociado con menarquía más temprana. Una disminución de un año en la edad de la menarquia se estima que aumentará el riesgo de cáncer de mama en un 5%, por lo tanto, una disminución de 2,7 meses de la edad de la menarquia es probable que tenga un modesto impacto en el riesgo de cáncer de mama".

"La cantidad de bebidas azucaradas consumida por las niñas en nuestra categoría más alta de consumo, más de 1,5 porciones por día, sin embargo, es probablemente baja en comparación con el consumo en ciertos otros grupos de población, por lo que se esperaría una disminución aún más dramática en la edad de la menarquia".

Por ello, destacan la importancia para la salud pública del consumo de bebidas azucaradas en la edad de la menarquia y, posiblemente, para el cáncer de mama, que no debe ser pasado por alto, ya que, a diferencia de la mayoría de los otros predictores de la menarquia, el consumo de este tipo de bebidas puede modificarse.

Las chicas en el estudio fueron parte del 'Growing up Today Study', que sigue a 16.875 hijos de las participantes en el 'Nurses' Health Study II' que viven en los 50 estados de Estados Unidos. En el momento de unirse al estudio, ninguna de las chicas había comenzado con el periodo, pero al final del trabajo, el 3 por ciento (159) ya había comenzado la menstruación.

Los científicos emplearon cuestionarios para preguntar a las chicas sobre su dieta en varios puntos durante el estudio, incluyendo con cuánta frecuencia, en promedio, tomaron una ración de diferentes tipos de bebidas: una lata o vaso de gaseosa o refresco de dieta, un vaso de bebidas no carbonatadas de frutas o un vaso, lata o botella de té helado endulzado.

Todas estas bebidas tienen azúcar añadido en forma de sacarosa, glucosa, jarabe de maíz, etcétera, mientras que las colas y el té helado también contienen cafeína. Los investigadores también analizaron las gaseosas dietéticas y el zumo de frutas para evaluar el impacto de las bebidas endulzadas artificialmente o naturalmente. Los refrescos de dieta y zumos de frutas no se asociaron con ninguna diferencia en la edad en que las niñas comenzaron sus periodos.

Sin embargo, a cualquier edad entre 9 y 18,5 años, las niñas que informaron haber consumido más de 1,5 porciones de bebidas azucaradas al día presentaron, en promedio, un 24% más probabilidades de iniciar su primer periodo en el mes siguiente en relación con las niñas que consumen dos o menos porciones a la semana, teniendo en cuenta los factores que podrían afectar a la edad de la primera menstruación, como el peso al nacer, la actividad física, la raza o el origen étnico, la altura, la frecuencia de cenar juntos como una familia, y la composición familiar (sea o no un padre o padrastro vivía en casa).

La edad promedio del primer período entre las niñas que consumen las bebidas más azucaradas fue de 12,8 años, frente a los 13 años para las que beben menos. Cuando los expertos ajustaron sus resultados para tener en cuenta el IMC, el efecto del consumo de bebidas azucaradas en la edad de inicio de la menstruación era aún significativo: las niñas que más consumen presentaban un 22 por ciento más de probabilidades de iniciar su primer periodo en el próximo mes en comparación con las niñas que consumen menos.

Los investigadores dicen que las bebidas con azúcar añadida tienen un mayor índice glucémico que las bebidas endulzadas naturalmente como zumos de frutas y alimentos con alto índice glucémico, resultando en un rápido aumento en las concentraciones de insulina en el cuerpo. Concentraciones más altas de insulina puede dar lugar a mayores concentraciones de hormonas sexuales y grandes alteraciones en las concentraciones de estas hormonas que circulan en el cuerpo se ha relacionado con un inicio más temprano de la menstruación.

Mayor consumo de cafeína también se ha asociado con periodos anteriores. Sin embargo, los investigadores encontraron que la ingesta total de azúcar o cafeína no explicó sus resultados y que fue el azúcar en las bebidas y el de los refrescos el culpable. Mayor IMC explica sólo parcialmente los resultados y no era el mediador principal. "Nuestros resultados proporcionan más apoyo a los esfuerzos de salud pública por reducir el consumo de bebidas azucaradas", concluye Michels.

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas