Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Un estudio revela cuál es la postura sexual más peligrosa

Investigadores brasileños han identificado la posición que más fracturas de pene ocasiona.

Debido al dolor causado por la curvatura de pene y la dificultad para mantener relaciones, la insatisfacción creada en la pareja "puede ayudar a que el hombre busque ayuda en un experto en salud sexual".
Un estudio revela cuál es la postura sexual más peligrosa

Una de las posturas sexuales más comunes es también, según concluye un estudio dirigido por científicos brasileños, una de las más peligrosas para el miembro viril. Se trata de la tradicional postura en la que ella se sitúa encima.

Así pues, según una investigación publicada en la revista especializada 'Advances in Urology' (Avances en Urología), esta posición es la responsable de la mitad de todas las fracturas de pene sufridas durante las relaciones sexuales mantenidas por los 42 casos examinados en tres hospitales de Brasil.

La explicación, según relatan los investigadores, se encuentra en que en dicha postura, la mujer no es capaz de determinar que sufre una "penetración por un camino equivocado" porque el daño que percibe ella es generalmente de menor importancia, justo al contrario de lo que sucede con él. Así pues, "cuando es el hombre el que está controlando el movimiento, este tiene mayores posibilidades de detener la penetración en respuesta al dolor que está sufriendo, minimizando así el daño", según se argumenta en el estudio 'Mechanisms Predisposing Penile Fracture and Long-Term Outcomes on Erectile and Voiding Functions', liderado por científicos de la Universidad de Campinas (Brasil),

Por el contrario, el citado estudio señala que la posición más segura en el acto sexual es la que se conoce como "el misionero".

Los investigadores examinaron los casos de 44 pacientes que ingresaron -en un periodo de 13 años- en tres hospitales de la ciudad de Campinas (Brasil) con la sospecha de tener el pene fracturado. Cuarenta y dos casos fueron confirmados clínicamente por los médicos. 

Según se detalla en el estudio, tras el incidente, la mitad de los pacientes afectados afirmaron haber oído un "crujido audible" y sentir dolor inmediatamente después de este.

Los investigadores puntualizan en dicho informe que la lesión de fractura de pene es "relativamente poco común" y puede causar vergüenza entre aquellos que la sufren, lo que supone que a menudo el paciente retrase el acudir a los servicios sanitarios en busca de ayuda médica. Asimismo, alertan de que el retraso en la revisión de esta lesión puede conducir a un "deterioro de las funciones sexuales y miccionales".

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas