Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Aragón trata a 80 enfermos de hepatitis C con nuevos fármacos, aunque podrían necesitarlos 800

Los pacientes con cirrosis avanzada que hubieran fracasado con tratamientos previos son "candidatos prioritarios" a recibir sofosvuvir.

Enfermos de hepatitis C y miembros de la plataforma de afectados, tras el encuentro mantenido este jueves en la FABZ.
Aragón trata a 80 enfermos de hepatitis C con nuevos fármacos, aunque podrían necesitarlos 800
P. B. P.

Los nuevos tratamientos para la hepatitis C se están aplicando a 80 pacientes graves de Aragón cuya enfermedad está en estado avanzado (con cirrosis, y la mayoría con trasplantes de hígado). Sin embargo, según informa el doctor Miguel Ángel Simón -jefe de la unidad de Digestivo del Hospital Clínico Lozano Blesa- se estima que en la Comunidad habría en torno a 800 pacientes que, según los criterios médicos establecidos, serían "candidatos prioritarios" a recibir los nuevos fármacos al estar ya en un estado avanzado de la enfermedad, presentar cirrosis hepática (con signos de descompensación) o ser enfermos "graves" que han fracasado con tratamientos previos.

Así, a diferencia de los anteriores, las nuevas terapias combinadas aprobadas en 2014 con simeprevir, sofosvuvir (Sovaldi) y dataclavir tienen una tasa de curación de entre el 75 y el 90% (esta última, en el caso de aquellos tratamientos libres de interferón). Sin embargo, el elevado coste de algunos de ellos -que pueden superar los 50.000 euros- influye en el hecho de que su dispensación en España se esté dando "con cuentagotas", según denuncia Vicky Royo, una de las coordinadoras de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C. 

"Nos gustaría que se pusieran más medios y pedimos que igual que en su día hubo un presupuesto para los afectados del SIDA, haya también uno para todos los afectados de hepatitis C a nivel nacional", reivindica, por su parte, Miguel Barrachina, presidente de la Asociación de Enfermos y Trasplantados Hepáticos de Aragón.

La esperanza abierta por los nuevos fármacos

Los nuevos fármacos, que en Aragón se están comercializando desde el pasado 1 de noviembre, son la gran esperanza para aquellos pacientes que en su día no respondieron bien a los tratamientos anteriores. El zaragozano Javier Casanova, diagnosticado de hepatitis C hace 17 años, sabe bien lo que son los efectos adversos. Se sometió en 2010 a una doble terapia con interferón y ribavirina, pero no funcionó. "He llegado a tener cirrosis descompensada y en mayo de este año tuve un sangrado de varices esofágicas que casi me lleva a la muerte", cuenta este afectado, quien subraya que gracias a los servicios sanitarios está hoy aquí y puede contarlo. 

Desde la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C denuncian que, a pesar de estar incluidos en la financiación pública, estos medicamentos "siguen sin llegar a todos los enfermos, aun habiendo sido pautados por los especialistas". 

Es el caso del oscense Juan Manuel Urueña, de 61 años, enfermo de hepatitis C y trasplantado desde hace cinco años. Antes y después del trasplante de hígado fue tratado con interferón y ribavirina, un tratamiento que tuvo que suspender tras provocarle una angina de pecho. "A raíz de ahí estoy esperando y cada dia estoy peor porque me encuentro con poca fuerza. Tengo cirrosis (en fase 4) y lo único que pido es que los medicamentos vengan lo antes posible y que vengan para todos", implora este paciente, quien está a la espera de una citación el próximo 17 de febrero para saber si podrá disponer del nuevo medicamento.

Desde el comité de expertos formado en Aragón para dispensar estos nuevos tratamientos de uso hospitalario confirman que se están dando demoras de "en torno a un mes" desde que se solicita el fármaco hasta que el paciente puede disponer de él. No obstante, fuentes médicas hacen hincapié en que para agilizar este proceso es necesario que haya "una compaginación económica nacional que garantice la equidad del sistema en todas las Comunidades".

"Todo lo que sea un Plan Nacional es necesario para respaldar el tener recursos, saber cuántos tratamientos se van a utilizar y garantizar su uso hospitalario", valora el doctor Simón, quien asegura que el comité aragonés se reune cada tres semanas para evaluar todas las peticiones recibidas y dar prioridad a los casos más "urgentes", aquellos en los que pueda haber un "peligro de fallecimiento".

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas