Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Aragón celebra superar los 500 trasplantes de hígado

En un acto conmemorativo en el hospital Clínico, Matesanz se ha referido al reto de aumentar ahora la donación para trasplantes por parada cardiaca.

Campaña a favor de la donación de órganos en el hospital Clínico de Zaragoza.
Aragón celebra superar los 500 trasplantes de hígado
Aránzazu Navarro

Aragón ha conmemorado este lunes haber superado los primeros quinientos trasplante hepáticos, de los que 29 se han efectuado este año, para los que existe un corto tiempo de espera, de tres o cuatro meses, y que han sido posibles por la generosidad de los donantes y por el trabajo de los profesionales.

Una jornada que ha sido inaugurada por el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, y el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, quien ha valorado la alta tasa de donación que registra Aragón, de algo más de 37 por millón de habitantes, la mayor de España, lo que facilita que sea una de las comunidades donde tardan menos los pacientes en recibir un hígado.

El reto número uno: la donación de órganos por parada cardíaca

Matesanz ha agregado en declaraciones a los medios de comunicación antes del acto conmemorativo que, aunque le consta que la comunidad aragonesa está trabajando en la donación de órganos por parada cardíaca, que está subiendo en toda España, este tipo de donación es el "reto número uno" que tiene que afrontar Aragón en el "menor tiempo posible".

De esta manera, según el director de la ONT, podría aumentar en dos o tres puntos más su tasa de donación y llegar a los 40 por millón, que se traduciría en más pacientes trasplantados.

Aragón puso en marcha en el Hospital Clínico de Zaragoza un programa de trasplante hepático en 1998, cuando Matesanz era director general del Insalud, porque era un "deseo común" de toda la sanidad aragonesa y de este centro hospitalario.

Por lo que para el director de la ONT ha sido una "gran alegría" el poder asistir a la conmemoración de los más de quinientos realizados, ya que, ha dicho, el de hígado es "posiblemente el que merece más reconocimiento porque concita la colaboración de más personas en un hospital y dentro de la sociedad".

En un día como el de hoy se debe mirar atrás, para ver todo lo bueno que se ha hecho y para agradecer a los profesionales y a la sociedad aragonesa todo lo logrado, ha afirmado.

Pero también de mirar hacia adelante con el objetivo de observar en qué se puede mejorar, es decir, cuáles son los aspectos que se pueden "realmente remachar" para seguir estando a la vanguardia, ha agregado, y en este sentido se ha referido al reto de aumentar la donación para trasplantes por parada cardiaca.

La generosidad de la sociedad aragonesa

El consejero Oliván ha destacado que se ha llegado a los más de quinientos trasplantes de hígado, fundamentalmente, por la solidaridad, el compromiso y la generosidad de los donantes, que son el "elemento fundamental", y por el trabajo "altamente satisfactorio" de un equipo de profesionales debidamente coordinados que han hecho posible que muchas personas sigan con vida.

Han sido en su opinión muchos años trabajando en este tipo de injertos, en los que también se han acometido algunos complejos, de hígado y de riñón, en colaboración con el Hospital Miguel Servet.

El coordinador autonómico de Trasplantes, José Ignacio Sánchez Miret, ha informado de que el número quinientos de hígado se realizó a un aragonés a principio de verano y que en la actualidad la cifra total suma nueve más.

Un programa "muy asentado" en Aragón

Ha explicado que el programa de trasplante hepático en Aragón ya está "muy asentado" y tiene una lista de espera "relativamente" corta -de tres o cuatro meses, algo insólito en el mundo según ha dicho Matesanz-, lo que hace que la esperanza de vida del trasplantado sea muy alta, superior al 95 por ciento en el primer año.

Sin embargo, Sánchez Miret ha agregado que la demora varía para los grupos sanguíneos, por las características del paciente y porque las listas de espera son dinámicas, ya que hoy puede entrar un paciente que puede salir mañana porque tenga una contraindicación temporal.

En cuanto a los avances en este tipo de operaciones, el coordinador autonómico ha informado de que el tiempo quirúrgico ahora es mucho más corto, entre tres y cuatro horas frente a las ocho o diez del principio, y que el consumo de recursos de sangre también es mucho menor, ya que en la actualidad apenas se efectúan transfusiones.

El primer trasplantado de hígado en Aragón, Luis Marco, de 65 años, ha afirmado de que el 14 de diciembre de 1998 un nuevo órgano le devolvió la vida, que hace mucho deporte y que se encuentra muy bien.

Marco fue operado cuando llevaba mucho tiempo ingresado en el Clínico por una cirrosis desarrollada a causa de una hepatitis C que se le descubrió por casualidad en un examen de empresa. 

Ir al suplemento de salud.

Etiquetas