Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Una pérdida de peso del 10% en ancianos aumenta el riesgo de fractura de cadera

Estas fracturas son causa de discapacidad y muerte prematura en adultos mayores.

La residencia se encuentra en el barrio de San José de Zaragoza.
Una pérdida de peso del 10% en ancianos aumenta el riesgo de fractura de cadera
HA

Aunque se ha demostrado que un índice de masa corporal (IMC) inferior a 20 kg/m2 es un factor de riesgo independiente para las fracturas de cadera, se sabe mucho menos sobre la relación de los cambios de peso corporal en el riesgo de la fractura de cadera. Los resultados de un nuevo estudio muestran ahora que en los ancianos chinos de mediana edad una pérdida de peso de 10 % o más se asoció con un riesgo de fractura de cadera superior al 56 %.

Los investigadores utilizaron los datos del 'Estudio de Salud de Chinos de Singapur', una cohorte de base poblacional de 63.257 hombres y mujeres chinos de 45 a 74 años en el momento del reclutamiento (1993-1998). Tras un promedio de 5,7 años, los científicos realizaron una entrevista de seguimiento (1999-2004) entre los 52.322 sujetos que sobreviven en el grupo estudiado.

Se identificó un total de 775 de casos de fractura de cadera a partir de la entrevista de seguimiento hasta el 31 de diciembre de 2010, un intervalo de nueve años, y la edad media en el momento de la fractura de cadera fue de 75,3 años. En comparación con los sujetos con peso estable, es decir, una pérdida o ganancia de peso inferior al 5 %, las personas con una pérdida de peso del 10 % o más presentaron un aumento del 56 % en el riesgo de fractura de cadera, tanto en hombres como en mujeres, según las conclusiones del estudio, que se presentan en la Reunión de Osteoporosis de las Regiones de Asia-Pacífico que se celebra en Taipei, China, organizado por la Fundación Internacional de Osteoporosis. El incremento del riesgo de los que habían perdido el 10 % o más de peso fue más prominente en aquellos sujetos cuyo IMC basal fue igual o superior a 20 kg/m2, pero no se observó en los que ya eran muy delgados en el momento de su reclutamiento para el estudio (IMC basal <20 kg/m2). De hecho, los sujetos que tenían exceso de peso al inicio del estudio (IMC> 25 kg/m2) y posteriormente perdieron el 10 % o más de peso registraron el mayor incremento en el riesgo.

En general, el aumento de peso no se vinculó con riesgo de fractura de cadera. Aunque el incremento de peso igual o mayor al 10 % pareció reducir el riesgo de fractura de cadera en aquellos con un IMC basal = 25 kg/m2, la relación no fue estadísticamente significativa.

El autor principal, el doctor Dai Zhaoli de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock de la Universidad Nacional de Singapur, afirma: "Los resultados de este estudio sugieren que los médicos deben estar atentos a la necesidad de identificar y gestionar el riesgo en pacientes que han experimentado una pérdida de peso sustancial. Las fracturas de cadera son una causa importante de discapacidad y muerte prematura en los adultos mayores, por lo que es importante que se tomen medidas preventivas en los pacientes que tienen riesgo alto".

Volver al suplemento de salud.

Etiquetas