Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Objetivo 2025: reducir la mortalidad por enfermedad cardiovascular un 25%

'The 25 by 25 Target' es la iniciativa de la OMS para reducir las enfermedades no transmisibles.

Cerveza
Objetivo 2025: reducir la mortalidad por enfermedad cardiovascular un 25%
Heraldo

La Federación Mundial del Corazón (WHF, por sus siglas en inglés) ha realizado un documento con las claves para conseguir el objetivo de reducir un 25 por ciento la mortalidad por enfermedades cardiovasculares para 2025, dentro del Plan de Acción Global 'The 25 by 25 Target'

'The 25 by 25 Target' es una iniciativa que se enmarca en un Plan de Acción Global de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene como prioridad reducir en un 25 por ciento la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles (ENT) de aquí a 2025, encabezadas por las enfermedades cardiovasculares, seguidas del cáncer, las enfermedades pulmonares crónicas y la diabetes. 

El documento, -- que se ha publicado con datos locales en Australia, España, Brasil, China, Francia, Alemania, Italia y EE.UU - se ha obtenido a partir de una investigación mundial y ofrece un panorama completo sobre la carga de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en España, así como la mejor forma de abordar la prevención secundaria de las mismas. 

Los expertos destacan que para cumplir el objetivo se debe asegurar al menos que un 50 por ciento de pacientes reciban farmacoterapia y asesoramiento para evitar ataques cardíacos e ictus; asimismo tiene que haber una disponibilidad del 80 por ciento en las tecnologías básicas y medicamentos esenciales asequibles, incluidos los genéricos, requeridos para tratar las principales ENT tanto en centros públicos como privados. 

La WHF estima prioritario reducir la mortalidad a partir de objetivos de salud concretos como es la reducción en un 10% del consumo de alcohol y el sedentarismo, en un 25% la hipertensión, en un 30% el consumo de tabaco y la ingesta de sal y un 0% de nuevos casos de diabetes y obesidad. Todos ellos son factores de riesgo cuya presencia aumenta la probabilidad de sufrir un evento cardiovascular.

Principales recomendaciones

Además, el informe hace un llamamiento a los profesionales sanitarios para que mejoren la coordinación entre la Atención Primaria y secundaria, para que los profesionales sanitarios de ambos niveles puedan tener una visión de conjunto del paciente, y para asegurar que la prevención en atención secundaria está debidamente coordinada en todo el sistema sanitario. 

Asimismo, recomienda que se instituya el tratamiento de casos individuales para los pacientes, a fin de garantizar la utilización apropiada de los servicios de atención secundaria a las ECV; y establecer grupos de apoyo para los pacientes para que destaquen la importancia de la prevención secundaria de las enfermedades cardiovasculares, del acceso equitativo a tratamientos y servicios, y de la aplicación y el cumplimiento de las directrices en los programas relevantes de salud pública. 

Estos grupos deben además identificar, destacar y enfrentarse a cualquier limitación económica que evite la aplicación de directrices que tengan consecuencias sobre la salud del paciente; y proporcionar material adaptado a los pacientes sobre aspectos relevantes de las directrices nacionales. 

La Federación Mundial del Corazón hace un llamamiento a los responsables de las políticas para que se aseguren de que sus países tengan un plan nacional integral para las ECV, que priorice debidamente la prevención secundaria, y de que el plan incluya objetivos concretos, fijados a un plazo de tiempo y que cuente con fondos suficientes. 

El documento, publicado con el apoyo de AstraZeneca, también pide que asegure un acceso equitativo a la atención sanitaria y a servicios específicos para las ECV para toda la población del país. 

Finalmente, solicita a las organizaciones y asociaciones profesionales que preparen directrices concisas, claras y ajustadas al contexto del país al que van dirigidas; y exploren y fomenten las estrategias basadas en la evidencia más adecuadas para animar a los profesionales sanitarios a adoptar las directrices.

Mortalidad y morbilidad en España

En todo el mundo, las enfermedades cardiovasculares (ECV) causan alrededor de 17 millones de muertes cada año, y por lo menos el doble o el triple de eventos no mortales. En España, las ECV fueron la causa de alrededor del 25,1% de muertes prematuras en 2010, siendo la cardiopatía isquémica y el ictus la primera y segunda causa más común de muerte prematura en el país. 

La enfermedad cardiaca figura entre las causas más destacadas de mortalidad prematura en España, concretamente las ECV fueron la causa de alrededor del 25,1 por ciento de muertes prematuras en 2010 (calculado en términos de años de vida perdidos, AVP). 

Sin embargo, el informe destaca que España carece de objetivos específicos nacionales, fijados a un plazo de tiempo, para reducir la mortalidad por ECV y para la farmacoterapia relacionada con la prevención secundaria de las ECV, como recomendó la OMS en el Marco de Vigilancia Mundial de las ENT.

Volver al Suplemento de Salud.

Etiquetas