Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

7 desayunos sanos para cuidar la línea en verano

Un desayuno completo ayuda a prevenir la obesidad y el sobrepeso.

Lácteos, cereales y fruta son tres componentes que no deben faltar en el desayuno.
7 desayunos sanos para cuidar la línea en verano

Lo dice el dicho popular: "desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo"; y lo corroboran los numerosos estudios científicos que demuestran que un desayuno completo ayuda a prevenir la obesidad y el sobrepeso, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y mejora, además, el rendimiento.

"Desde el punto de vista nutricional -explica la investigadora del Servet, Rocío Mateo- realizar un buen desayuno es importante porque contribuye a reponer los depósitos de glucógeno de nuestro organismo tras el periodo de ayunas nocturno". Pero... ¿y si no se tiene hambre a primera hora de la mañana? Esta nutricionista aconseja aligerar las cenas y permitir así al organismo reponer energías con un buen desayuno por la mañana.

Lo ideal para ello -indica esta experta- es dedicarle entre 15-20 minutos, dado la importancia que tiene esta comida y los beneficios que reporta. Por el contrario, advierte: "desayunar con prisa puede favorecer digestiones más lentas y pesadas ya que es posible que mastiquemos menos y comamos, en general, con más estrés".

3 alimentos que no pueden faltar en un buen desayuno

Desde un punto de vista nutricional, para que un desayuno sea "completo" existen tres componentes "imprescindibles" que no pueden faltar en él: los lácteos (leche o yogures), los cereales (pan, galletas o cereales) y la fruta. Además, reconoce esta nutricionista, existen otros muchos alimentos susceptibles de ser un complemento perfecto para un desayuno completo, como el jamón de york, el jamón serrano, el aceite de oliva, el queso, la mermelada o la miel, el cacao y los frutos secos. "La variedad -indica esta investigadora- es la clave del éxito para no aburrirnos y desistir en los hábitos saludables", de modo que planificar unos desayunos más variados y apetecibles sea un aliciente más a la hora de levantarnos y plantearnos el desayuno. 

Estas son siete opciones sanas para seguir un planning semanal de desayunos saludables que tendrían cabida en una dieta hipocalórica (cuyas cantidad deben ser personalizadas en función de las características de cada persona): Lunes: leche desnatada, zumo de naranja natural, pan de centeno con aceite de oliva. Martes: yogur desnatado con muesli, nueces, manzana. Miércoles: té, pan integral con queso fresco y mermelada, kiwi. Jueves: leche desnatada con cereales integrales, macedonia de fruta. Viernes: leche de soja, galletas integrales con mermelada, plátano. Sábado: leche desnatada, pan con jamón serrano y tomate, zumo de naranja natural. Domingo: té, pan de cereales con queso fresco, miel y nueces, naranja.

Volver al suplemento de salud.

Etiquetas