Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Nuevos métodos para conservar la salud del costalero

Consejos para que la semana de penitencia espiritual no sea una penitencia física en el futuro.

Tablas preparatorias, ejercicios, tele-asistencia, incluso videojuegos o sesiones de seguimiento por videoconferencia son algunas de las técnicas de prevención y cuidado que se suman a los masajes que se aplican estos días en los centros de atención al costalero repartidos por toda Andalucía.

Aunque la mayoría de los miles de costaleros andaluces que participan de la Semana Santa concentran su paso por los centros de atención en estos días, lo cierto es que, desde que se implantaron, se han mejorado muchísimos aspectos como la preparación y la prevención de daños antes y después de entrar bajo paso.

El primer centro de atención al costalero abrió en Sevilla en el 2000 y no solo sirvió como modelo exportable a otras provincias y comunidades autónomas, sino que también puso sobre la mesa la importancia de evitar riesgos ante un esfuerzo tan importante como el de cargar con un paso, según rememora el presidente del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, Miguel Villafaina.

El Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía cuenta con cuatro centros repartidos por las provincias de Sevilla, Córdoba, Cádiz y Jaén, y en los que esperan atender a unos 2.000 costaleros.

Villafaina ha explicado que de velar por la seguridad y la salud de los costaleros se encarga un equipo de unos 60 especialistas titulados y colegiados, "lo que es garantía de atención de calidad", y para cuya contratación también se ha tenido en cuenta su "especial situación", ya que muchos de ellos se encontraban en paro.

Una de estas fisioterapeutas es Ana, que trabaja en el Centro de Atención al Costalero de Córdoba, y que hoy trataba a varios cargadores.

En su primer año en este centro, y solo tras un par de jornadas de una Semana Santa que esta vez se prevé larga gracias al buen tiempo, Ana explica que los tratamientos más comunes son masaje de descarga, relajante y ejercicios para que aborden la próxima salida, porque la mayoría suelen sacar como mínimo dos pasos.

Por su parte, el coordinador de este centro, Jorge Álvarez, ha destacado que las dolencias más comunes son de cuello, lumbares y de pierna, especialmente problemas cervicales.

Para evitar dolores agudos o prolongados, también se les ofrece una serie de consejos previos a sacar un paso, de entrenamiento cuando están con los ensayos, y posteriores para que los propios cargadores sean conscientes de cómo manejar sus dolencias.

Todos coinciden en que lo normal es atender a costaleros que sacan muchos pasos, que cargan figuras más pesadas, o en función del puesto que ocupen bajo ellos, y con un rango de edad que va desde los 20 a los 40 años.

También ha resaltado que se practican revisiones médicas e incluso se deriva a los pacientes a especialistas en caso de que se detecte un problema más grave de lo normal.

Por su parte, en Granada, el Centro de Atención al Costalero (Ceaco), impulsado por el Ayuntamiento y la Hermandad del Gran Poder y la Esperanza, trata de incorporar cada año innovaciones en el tratamiento y la prevención de posibles dolencias.

La neurofisioterapeuta Montserrat Altemir coordina un equipo de seis fisioterapeutas, una podóloga, un enfermero, una nutricionista, una bióloga y un médico de urgencias en el centro, convertido ya en un referente de la técnica preventiva del costal a través de la educación, la ciencia y la tecnología.

El Ceaco de Granada cuenta como novedad este 2014 con consultas mediante la aplicación Skype, lo que permite el asesoramiento y la formación de costaleros de cualquier parte del mundo a través de internet.

Altemir ha explicado que enseñan así la forma biomecánica adecuada para evitar lesiones y mejorar la técnica a los costaleros, algo que hace que puedan disfrutar y alargar su actividad con menores molestias.

También incluyen videojuegos que permiten reproducir cada uno de los movimientos de una "levantá" para estirar la musculatura y reducir las contracturas de una manera actual, activa y entretenida, y un fisioterapeuta especialista enseña incluso a los costaleros cómo deben respirar.

Todo ello en aras de conseguir que la semana de penitencia espiritual no acabe convertida en penitencia física en el futuro.

Volver al suplemento de salud.

Etiquetas