Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Salud

Un nuevo anticoagulante que reduce el riesgo de ictus, disponible en España

Apixaban, el nuevo anticoagulante oral, beneficia hasta un 30% de los enfermos, es más seguro y tiene menos efectos secundarios que el 'Sintrom'.

El nuevo anticoagulante apixaban, comercializado por Bristol-Myers y Pfizer con el nombre de 'Eliquis'
Un nuevo anticoagulante que reduce el riesgo de ictus, disponible en España

Casi un millón de españoles que padecen fibrilación auricular cuentan con una nueva opción de tratamiento para prevenir el ictus -la principal consecuencia de esta enfermedad-, un nuevo anticoagulante oral que ya está incluido en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud.

Se trata de apixaban (cuyo nombre comercial es Eliquis), disponible en la sanidad pública española desde hace dos meses y que supone una alternativa frente al tradicional sintrom, especialmente en un grupo determinado de pacientes con fibrilación auricular.

Ésta es la arritmia más frecuente (una de cada cuatro personas mayores de 40 años es susceptible de sufrirla en algún momento de su vida) y multiplica por cinco el riesgo de padecer un ictus.

El problema fundamental de este trastorno del ritmo cardiaco es el riesgo de que una embolia que se forma en el corazón se desprenda y llegue a la circulación cerebral obstruyendo una arteria, lo que provoca un infarto cerebral o ictus, ha explicado el doctor Ramón González-Juanatey, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela.

Este cardiólogo ha incidido en la importancia del tratamiento con anticoagulantes, ya que reduce un 75% el riesgo de sufrir un ictus.

El doctor González-Juanatey ha dejado claro que para preservar la calidad de nuestro sistema sanitario público hay que incorporar "la innovación que aporte auténtico valor" y siempre después de realizar un análisis coste-eficacia.

En este sentido, los nuevos anticoagulantes, como apixaban, han demostrado una mayor eficacia y una mayor seguridad que la referencia que hasta ahora había en la prevención del ictus en pacientes con fibrilación auricular, que es el sintrom, ha dicho.

Este cardiólogo ha señalado que la incorporación de nuevos anticoagulantes no va a hacer desaparecer a éste porque van a ir dirigidosa un grupo de pacientes que se pueden beneficiar de ellos.

Se trata de aquellos que tratados con sintrom han sufrido ya una complicación embólica o hemorrágica, en los que es muy difícil mantener un buen nivel de anticoagulación y los que tienen un riesgo muy elevado de sufrir un ictus o de sangrar si se inicia el tratamiento anticoagulante, como son los ancianos.

"Estas deberían ser las prioridades para la utilización de apixaban", ha dicho el doctor González-Juanatey, quien ha explicado que esos grupos de pacientes representan alrededor del 30% de todos los que tienen fibrilación auricular y necesitan ser tratados con anticoagulantes.

Esa selección va en línea con el Ministerio de Sanidad, a pesar de que las guías de práctica de la Sociedad Europea de Cardiología en fibrilación auricular "prioriza más" el uso de los nuevos anticoagulantes frente al sintrom, ha señalado.

Este doctor ha explicado que los análisis de coste-eficacia que se han realizado del nuevo anticoagulante demuestran que "cumplen con creces" los requisitos exigidos a un fármaco para que sea financiado por el Sistema Nacional de Salud, especialmente en esos tres grupos de pacientes.

Aunque el medicamento está disponible en la prestación farmacéutica del SNS, este cardiólogo ha precisado que existen desigualdades en su acceso en las diferentes comunidades autónomas, que aplican distintos criterios de financiación.

"La gran mayoría" de los pacientes incluidos en los grupos prioritarios tienen acceso al nuevo anticoagulante, aunque "existe alguna desigualdad".

Los beneficios de apixaban frente a sintrom para prevenir el ictus y las embolias en pacientes con fibrilación auricular han sido demostrados en el ensayo ARISTOTLE, en el que participaron más de 18.000 pacientes.

El nuevo anticoagulante demostró una reducción del riesgo relativo del 21% para el ictus y la embolia sistémica, del 31% para el sangrado mayor y del 11% para mortalidad por cualquier causa.

Igualmente, demostró mayor eficacia en la prevención del ictus que la aspirina, con un buen perfil de seguridad.

Haga clic para volver al suplemento de salud.

Etiquetas