Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas: Personal de cocinas

Por
  • Cartas al Director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 01/10/2022 A LAS 05:00
Un comedor escolar.
Un comedor escolar.
Guillermo Mestre

Soy trabajador de la DGA desde 1999. Tengo una oposición aprobada y trabajo en un cole de Huesca como cocinero. Llevamos más de un lustro reivindicando un trato justo. Hemos recogido firmas de apoyo, hemos ido a las Cortes, al Justicia, se creó un grupo de trabajo en el que lo único que conseguimos fue que nos engañaran. Reivindicamos: 1.- Ratios; somos el único colectivo que no las tiene en educación, el mismo personal para dar de comer a 100 que a 400. 2.- Sustituciones; no funcionan las bolsas de la DGA y nos sustituyen por empresa, lo que provoca una externalizacion del servicio. 3.- Tipo de contrato: tenemos una oposición aprobada y en verano nos mandan al paro, tres meses sin cobrar. Es una discriminación frente a cualquier compañero de educación, sabiendo que estamos haciendo exceso de jornada y funciones tanto por encima como por debajo de convenio. ¿Qué supone tener personal público? Pues que hay más dinero para dar de comer a los niños. Las modalidades son infinitas: gestión directa pública, por amypa, líneas frías, ‘catering’, gestión mixta... Nuestras reivindicaciones son justas y nos están asfixiando para nuestra extinción y privatización. Señores, ¡damos de comer a niños! ¡No puede ser de cualquier manera! No es lo mismo preparar 5.000 comidas al día que hacerlas en el mismo centro para 100, 200 o 300, con productos frescos, de cercanía, elaborados en el día. Y los sindicatos, sin unirse. ¡Por un trato digno al personal de cocinas DGA!

Víctor González Ruiz

HUESCA

Iglesia por el trabajo decente

El próximo 7 de octubre se vuelve a celebrar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (JMTD), jornada promovida por la Confederación Internacional de Sindicatos (CIS) y apoyada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La Iglesia española se une por octavo año consecutivo a esta jornada por medio de su iniciativa ‘Iglesia por el Trabajo Decente’. La Hermandad Obrera de Acción Católica (Hoac), una de las organizaciones que la componemos y dinamizamos, y que ya llevamos muchos años trabajando en la denuncia de la precariedad laboral, estamos en total sintonía con lo que se denuncia y reclama desde el mundo sindical. La precariedad es una lacra que afecta a millones de trabajadores en forma de paro, bajos salarios, malas condiciones laborales…, especialmente a mujeres, jóvenes e inmigrantes. A pesar de que se está avanzando en la mejora de esta situación, es tanto lo queda por hacer que reclamamos que los partidos políticos sitúen este asunto en el centro de su actividad. El trabajo, por ser realizado por la persona, siempre tiene que tener primacía frente al capital, y cuando no es así la precariedad campa a sus anchas y degrada la vida de las personas y la sociedad, tal y como pasa en este sistema económico capitalista que exacerba esta realidad. Invitamos al acto de denuncia que celebraremos a las 20.30 el próximo 7 de octubre en la plaza de España de Zaragoza.

Domingo Casaos Mairal

Zaragoza

La manía de las plazas ‘duras’

A propósito de la plaza de Santa Engracia, la gente vuelve a preguntarse por qué los ayuntamientos gustan tanto de las plazas ‘duras’, es decir, embaldosadas y adoquinadas. Suele pensarse que la causa es que los embaldosados son más baratos de mantener que los árboles y el césped. Con ser ello cierto, tal vez haya más razones. Recientemente se ha hormigonado una esquina del triángulo de césped situado enfrente del apeadero de Goya, tras el Bingo del Real Zaragoza. Son los únicos metros cuadrados verdes que quedaron tras la tala de árboles que se hizo para construir dicho macroapeadero. El asunto es que, para decorar tanto hormigón, se ha colocado uno de esos ‘parques para mayores’ llenos de manivelas, espirales y pedales. Pero, como era de esperar, está vacío, sin que los ‘mayores’ lo usen nunca. Es más agradable pasear por una zona verde sin el ruido infernal del tráfico. Ya está lleno de pintadas, por otra parte, y no tardará en degradarse. Pero tanto artefacto cuesta bastante dinero, y el contrato habrá dado de comer a unas cuantas familias. Porque a veces olvidamos que el sector público no es únicamente sus empleados, sino la inacabable ubre de contratas con empresas privadas.

Miguel Ángel Martínez Estremera ZARAGOZA

Coches oficiales de gasolina

Desde hace tiempo se está incitando a los ciudadanos al motor eléctrico, pero ¿cómo puede ser que nuestros políticos, a los cuales les pagamos con nuestros impuestos, usen coches oficiales de gasolina? No dan ejemplo, por lo que no pueden exigirnos nada. Y además las baterías eléctricas contaminan más que el motor de gasolina o de combustión.

Roberto Lagunas Pisón

ZARAGOZA

Molestias por la concentración motera

Todos hemos sufrido en algún momento la pérdida de un ser querido. Es imposible olvidar los nervios previos al fallecimiento, cuando se sabe que la situación es irreversible. Son instantes de angustia y de una profunda tristeza, en los que se requiere paz y tranquilidad. En el caso del fallecimiento de mi abuelo, no se nos permitió disponer de esa paz, a causa de la concentración motera que se celebró en Teruel a partir del 9 de septiembre. Todas las personas ingresadas en el Hospital Obispo Polanco, así como sus familiares, sufrieron las consecuencias de esta concentración. Cada persona tiene derecho a disfrutar de sus aficiones, y la concentración motera deriva de la afición de un numeroso grupo de personas, pero me gustaría que se entienda que la puerta de un hospital no es el lugar más adecuado para la concurrencia de este tipo de eventos, por el ruido generado. El día 10 llamé a la Policía Local y me indicaron que, al ser un acto autorizado, no podían actuar (mis disculpas al agente que me atendió, porque en ese momento de nerviosismo no respondí de la manera más acertada). El ruido generado por las motos en las proximidades del hospital fue continuo a lo largo del fin de semana. Me puse en contacto con varios miembros de la Corporación municipal, obteniendo respuesta del concejal de Ganar Teruel, quien lo comentó en la comisión municipal. La contestación de esta comisión fue que realmente se trata de un problema, pero es puntual a ese evento. ¿De verdad es tan difícil organizarlo de otro modo, evitando el paso por el hospital? El fallecimiento de un familiar, un infarto, una operación, etc., también son puntuales para cada uno. Agradecería un poco de empatía para aquellos que lo sufren en ese momento, respetando estos espacios.

Rosana Pérez Martínez ORIHUELA DEL TREMEDAL (TERUEL)

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión