Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas al director de HERALDO: La política, ni oficio ni profesión

Por
  • Cartas al director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 22/09/2022 A LAS 05:00
Vista del pleno del Congreso.
La política, ni oficio ni profesión
E. P.

La política, ni oficio ni profesión

Se dice que quien se mete en política lo hace para mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos. 

Pero también debe tener claro que esa vocación de servicio público no es un trabajo fijo sino un tránsito temporal que le debería obligar a tener una buena formación y la posibilidad de tener otra salida, otro trabajo en caso de dejar la política o de que la política lo deje a él. En España muchos se inician en la política muy jóvenes, se integran en las juventudes de los partidos, van subiendo en cargos orgánicos y así nos encontramos con varios tipos de políticos que más bien son parásitos de la política. Como el joven que se afilia y con una formación básica, solo por permanecer en el partido, le van colocando en algún cargo, llegando algunos a asesores del presidente del Gobierno, aunque parezca increíble. Otro caso es el estudiante que una vez dentro del partido abandona los estudios y, sin ninguna formación, trepa a lo más alto. O los que acaban una carrera que no ejercerán nunca y, sin experiencia laboral, se abren camino dentro del partido esperando estar colocados de por vida. Dicen que nadie muerde la mano de quien le da de comer. Estos personajes se convierten en seguidores sumisos y sin ningún sentido crítico, nunca cuestionarán ninguna decisión no vaya a ser que pierdan su puesto, porque fuera de la política no saben hacer nada. Los mismos partidos deberían preocuparse de que sus posibles cargos se fogueen en trabajos y adquieran experiencia tanto en la vida civil como en la pública, se labren un futuro fuera de la política, en lugar de seguir pastando en los pesebres de las juventudes de los partidos sin salir del círculo en el que siempre prevalecerá el pensamiento único. Esto es malo para ellos, para los partidos y para España, porque la política no es ni un oficio ni una profesión.

Agustín Aznar Sánchez. Zaragoza

Un homenaje y una grata sorpresa

Entre los que durante los años cuarenta y cincuenta tuvimos que ausentarnos forzosamente del agro es frecuente que, en el periodo vacacional, volvamos a nuestro lugar de origen. Ahí se rememoran los tiempos pasados y se comentan los presentes. Este año he sido agradablemente sorprendido por la celebración de un homenaje realizado a favor de una persona, fallecida recientemente, que no poseía ninguna de esas cualidades o circunstancias tan valoradas en nuestra actual cultura materialista. No poseía talento, ni disponía de influencias políticas, ni de riquezas, tampoco era futbolista, ni rapero, ni siquiera la salud ni el vigor físico le acompañaban para ejercer un trabajo o un deporte. ‘Solo’ poseía bondad, simpatía, acogimiento y unas amables palabras, para todos, que a todos nos cautivaban. Esta persona ha recibido en mi pueblo un cariñoso y masivo homenaje consistente en una competición de mus, a su nombre, que era su única y posible actividad. Esto es para sorprender en unos tiempos en los que raramente se aprecian los valores humanos en una sencilla persona como esta, real y evangélicamente pobre y humilde. Mi calurosa enhorabuena, paisanos.

Juan José Osácar Flaquer. Zaragoza

El clamor de los usuarios

Estoy a favor del derecho a la huelga como medio reivindicativo, pero estoy radicalmente en contra, y me parece de una falta total de empatía, de servirse, al objeto de conseguir sus propósitos, de personas, trabajadoras o no, como ellos, y que no disponen de otro medio que el transporte público para acudir a sus obligaciones. Hace algunos días, el comité de empresa de los autobuses urbanos de Zaragoza rechazaba, por enésima vez, la propuesta de la empresa, a pesar de que la mejoraba tanto en el porcentaje a subir, medio punto más, como en días de descanso, pasando estos de los 45 días iniciales a los 52. Y yo me pregunto: ¿qué trabajador sea del gremio que sea (metal, construcción, transporte, etc.) tiene 52 días de descanso? ¿Y cuántos de ellos, profesionales con treinta o cuarenta años de trabajo a sus espaldas, ganan 40.500 euros al año? ¿Cuántos? El representante de la empresa, Sr. Ríos, decía el otro día que en caso de seguir con la huelga para las fiestas del Pilar (¿acaso no es lo que buscan?) el comité sería la vergüenza de todos. Sr. Ríos, yo, de haber sido el alcalde, los hubiera propuesto como pregoneros de las fiestas del Pilar, para que escucharan, desde el balcón del Ayuntamiento, el clamor de los sufridos usuarios del transporte público.

Indalecio Alquézar Juste. ZARAGOZA

Acosadores dentro y fuera de la escuela

Es irónico, siglo XXI, en el cual se fomenta el tema de la inclusión, y que sigamos viendo a niños sufriendo de esta manera. Cierto, los acosadores pueden ser víctimas... pero, ¿y la víctima en sí misma? Aun así no es de sorprender, padres, madres, abuelos, hermanos mayores... Entran a las redes sociales y critican, humillan y ofenden a las celebridades (que han sabido ganarse ese estatus). No queremos acosadores escolares, pero estos entran en Facebook y aprenden que si eres gordo, negro, bajos, altos, otros gustos o simplemente no tienes el mismo estatus social, está más que justificado. Y no me limito a Facebook, algunos comentarios se oyen en la calle, en la radio... Incluso en casa. Si no queremos acosadores escolares, evitemos ser adultos acosadores. No pidamos lo que no damos (y he sido acosada, sé de qué va esto).

Teresa Corcuera Montes. ZARAGOZA

Gracias al hospital de Alcañiz

Yo, Juan Manuel Ormaetxea Urrutxua, natural de Gallarta (Vizcaya), mientras disfrutaba de mis vacaciones por tierras del Bajo Aragón histórico, tuve que interrumpirlas por un problema de salud y acudir a Urgencias. Posteriormente fui ingresado en el Hospital de Alcañiz. Tengo que manifestar que, desde el momento de acudir a Urgencias hasta el sexto día, en que me dieron el alta médica, el trato y la profesionalidad de todas las personas que me han atendido han sido exquisitos. Por tanto, quiero en primer lugar agradecer con todo mi corazón a todo el personal sanitario de la planta 3ª (habitación 310 A) en general y en especial a la doctora doña Laura Casanova Ortiz, en particular, tanto por el trato humano, cercano y cariñoso, como por la profesionalidad mostrada. En segundo lugar, quiero manifestar mi apoyo a la sanidad pública aragonesa, deseando que continúe prestando sus buenos servicios y atenciones humanas. Dado que ahora llevo sangre aragonesa, después de recibir algunas transfusiones, os llevo dentro de mí. ¡Mi mayor agradecimiento!

Juan Manuel Ormaetxea. GALLARTA (VIZCAYA)

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión