Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas al director de HERALDO: Pedir perdón hasta el infinito

Por
  • Cartas al director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 17/09/2022 A LAS 05:00
El Papa Francisco en la ceremonia de bienvenida a Canadá. CANADA POPE JOURNEY
Pedir perdón hasta el infinito
CIRO FUSCO

Pedir perdón hasta el infinito

Dos noticias recientemente publicadas me han llamado sobremanera la atención. 

El Papa ha pedido perdón a los indígenas canadienses por la colaboración en la destrucción de su cultura y en, prácticamente, su exterminio. Si hay que pedir perdón, se pide, eso enaltece a las personas, pero que lo pidan todos, no solo unos, porque si mal no recuerdo, una buena parte de la colonización de Canadá fue realizada por el Reino Unido y que yo sepa, la reina de Inglaterra ni ha pedido perdón ni nadie le ha dicho que lo pida. Todos los partidos de nuestra justiciera izquierda no nombran las atrocidades y el genocidio perpetrado en aquellas tierras e insisten en los males generados por nuestra conquista. Si de pedir perdón se trata, a España se la deberían pedir los romanos –con lo bien que estaban los íberos en el cabezo de Azaila–, y ya no digo esos otros que se pasaron en nuestra península siete siglos, y así muchos otros, con los franceses a la cabeza. A Zaragoza y a Gerona debería venir el señor Macron en genuflexión perpetua por el exterminio casi completo de unas ciudades que osaron resistir al imperio del pequeño corso. A Grecia deberían ir los ingleses a devolverles piedra a piedra todo lo robado. Alemania debería estar arrodillada ante Europa perpetuamente y, así, hasta el infinito, pero, por lo visto, solo son la Iglesia católica y, sobre todo, España, los malos malísimos. La otra noticia tiene que ver con un estudio que dice que las mujeres prefieren pasar una semana sin sexo antes que carecer de internet (claro, lo ha hecho la compañía de la manzana mordida). Las plagas existen, y una de ellas son los estudios cuyo resultado está en función de quien los paga. Quedo a la espera del estudio de Dúrex, seguro que internet va a quedar muy por detrás de lo que ellos venden.

Juan Luis Encuentra Calvo. SOS DEL REY CATÓLICO

Orientarse en la montaña

Al salir a la montaña, todas las precauciones son pocas y, desgraciadamente, vemos a muchos que no cumplen ni con los requisitos mínimos. Desde luego, no constituye una broma o un pasatiempo sin más. Además de los materiales, etc., es necesario saber orientarse, cierto es que algunos tienen un instinto natural, pero otros se encuentran como ‘un pulpo en un garaje’. A todos, y principalmente para estos últimos, la moderna tecnología aporta mucho para realizar estas rutas. Empezando con el ‘track’ o ruta de senderismo que puedes llevar con tu móvil o con tu GPS. Una vez descargada la ruta, nos aporta un conjunto de puntos de paso, ordenados en el tiempo. Son bastante fiables, pero hay que tener en cuenta que dependen de la electricidad y, entre otras cosas, se pueden descargar, no tener cobertura, en fin, que, de vez en cuando, estamos expuestos a que la tecnología se subleve y nos deje desnortados. Por eso es necesario, a veces, tener conocimiento de otros métodos de orientación como pueden ser las estrellas, el sol, la luna o los árboles. Todo es poco e importancia, capital importancia, tienen también los hitos, esa piedra o pequeños montoncitos de piedras que nos indican el camino a seguir. En algunos sitios los llaman señales, mojones, mugas, depende de los lugares. También hay senderos homologados con los colores amarillo, rojo y verde, el blanco es común a todos. El rojo corresponde a senderos de gran recorrido (GR), el amarillo se utiliza para senderos de pequeño recorrido (PR) y el verde para los senderos locales (SL). Soy de los que piensan que a la montaña no hay q ir por los caminos desusados, sino que hay que seguir las huellas de los que acertaron. Los hitos no marcan fronteras ni delimitan territorios, sino al revés, acercan a los pueblos y unen a las personas, por lo que tienen un gran valor. Representan o constituyen el testigo humano en los paisajes, en las montañas, y nos transmiten solidaridad, nexo, como un cordón umbilical que nos une a todos los benefactores anteriores y posteriores que también vamos colocando nuestra aportación. Cada una de estas piedras tiene una impronta de identidad en sus señales y queda plasmada, de alguna manera, la persona que lo hizo. Soy ferviente defensor de los hitos y muchas veces, aun con ‘track’, me guío por ellos. Es cuestión de instinto montañero; agrego bastantes veces mi pequeña piedra para mantener eterna esa cadena invisible, silenciosa, solidaria. "Caminante, no hay camino, se hace camino al andar".

Mariano Aguas Jáuregui. Zaragoza

Sobre mi madre

Ella, con certeza, lo agradecería personalmente. Pero no puede. Nuestra madre murió en la madrugada del jueves 25 de agosto de 2022. Muchas personas nos ayudaron, durante años, a mejorar su vida. Así fue desde el Centro de Salud Pirineos, desde el Hospital San Jorge o desde el Hospital Sagrado Corazón de Jesús, todos ellos de la sanidad pública en Huesca. Tanto en consultas ordinarias como en asistencia domiciliaria, urgencias o ingresos, fue tratada siempre con profesionalidad, sensibilidad y cariño por todo el personal sanitario de diferentes especialidades, y de todas las escalas profesionales. Murió en el Hospital Sagrado Corazón de Jesús, acompañada y tratada con ternura y humanidad. Fue un privilegio compartir con el personal sanitario los últimos momentos de su vida. Gracias a todas esas personas en su nombre.

Jesús Betrán Aso. Alerre (huesca)

En el palacio de ‘Sissi’

Nosotros crecimos viendo las peliculas de ‘Sissi’, protagonizadas por Romy Schneider; fue nuestro primer amor, era la educación sentimental que se nos daba. Más tarde, ya de adolescentes, vimos que había una Sissi más oscura en la película ‘Luis II de Baviera’, de Luchino Visconti, fueron pinceladas de una rebeldía. Hoy, sabemos mucho más de ‘Sissi’, Isabel de Austria , educada en la naturaleza, lejos de Viena, pero aun así, se casó con Francisco José, siendo entonces presa de la melancolía, la moldeó la muerte de su hija, la fobia que tenía a la corte de Viena...; la muerte de su hijo , heredero del trono, la marcó profundamente. De todos modos, se enamoró del Mediterraneo y de Corfú, atraída por la cultura helena, y allí hizo construir el palacio Achilleron, un auténtico monumento dedicado a Aquiles, su héroe admirado y adorado. Este verano estuve unos días en Corfú, y fui a visitar dicho palacio. Allí pude admirar sus jardines y el exterior del palacio en rehabilitación; es patente su amor por la Grecia clásica, cuyas esculturas ambientan el palacio. Admiras las vistas al mar y a la costa de Corfú y te sorprende la potente escultura que impera en el jardín: Aquiles herido de muerte; te maravillas de la vegetación de dicho jardín, con sus pinos y cipreses característicos de la isla. Pensar que por estos jardines paseaba ‘Sissi’, admirando el firmamento las noches estrelladas, te llena de emoción, una emoción compartida con todos aquellos que admiramos a Romy Schneider en ‘Sissi’.

José Vicente Domeque Goya. Zaragoza

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión