Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Orgullo agro

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 13/05/2022 A LAS 05:00
El fragatino Carlos Cabós, primero por la derecha, durante el rodaje.
La familia protagonista de 'Alcarràs'. El fragatino Carlos Cabós interpreta el personaje de Sisco, el primero por la derecha.
Avalon

La película más aragonesa de la temporada es una película catalana.

Más allá de que uno de los protagonistas, Carlos Cabós, es de Fraga, o de que sean igualmente fragatinos varios de los lugares en que se rodó, de que aparezca hasta la Florida 135, cómo no reconocerse en los paisajes de ‘Alcarràs’, en esas gentes, en sus peleas, también en sus fiestas. En toda esta historia de agricultura y de resistencia filmada por Clara Simón que va a acercar al mundo (literalmente, gracias al empuje de haber ganado el Oso de Oro en Berlín) cómo es la vida hoy en muchos de nuestros pueblos, cómo se encajan la contemporaneidad y el apego a la tierra y los ciclos naturales.

Un relato que, si resulta aquí tan próximo, para los europeos septentrionales que lo han premiado tendrá el punto exótico de descubrir qué sucede en esas extrañas tierras que a veces atraviesan en sus vacaciones de verano, tan resecas, agostadas, y que, sin embargo, son las que les surten de frutas y verduras.

‘Alcarràs’ confirma, por otro lado, que las mejores sorpresas del cine español de los últimos años suelen haber sido dirigidas por mujeres. Como en 2020 la zaragozana Pilar Palomero con ‘Las niñas’, la barcelonesa Clara Simón lo va a ganar todo, lo está ganando ya, con esta película de confirmación que llega cinco años después de su debut con ‘Verano 1993’; siendo todavía joven pero habiéndose formado a conciencia y sin saltarse ningún paso; bendecida por una mirada que es empática y que no abusa del artificio, la que distingue el buen cine.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión