Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Pandemias, guerras... y también espías

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 05/05/2022 A LAS 05:00
La ministra Margarita Robles, ante la comisión de Defensa del Congreso.
La ministra Margarita Robles, ante la comisión de Defensa del Congreso.
J.J. Guillén / Efe

Pronto quiere amortizar la oposición esta XIV legislatura de España, llena de sinsabores y de esperanzas frustradas.

 Tres años que parecen siglos por la covid, por la guerra de Ucrania. Por una factura de la luz que sube tan alto que ya no extraña oír un traqueteo de lavadoras de madrugada. Por una inflación al alza que vacía los carros de la compra en los supermercados. Por paseos a pie y en bici obligados, porque llenar el depósito del coche sale caro. Los que azuzan el descontento animan a anticipar las elecciones; los que gobiernan piden ganar tiempo para recobrar confianza en el descuento.

En esta legislatura extraña, nuestra capacidad de sorpresa parece no tener fin. Para acallar las críticas de independentistas espiados, que amenazan con tumbar al Gobierno antes de tiempo, se difunde a los cuatro vientos que el presidente Pedro Sánchez y la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron víctimas de Pegasus. Curiosa cortina de humo, de cuestionables resultados. Ni reconforta a los espiados, que exigen comisiones de investigación que decaen por pactos de PSOE y PP; ni al resto de los ciudadanos, a los que les cuesta entender que los 3.000 funcionarios del Centro Nacional de Inteligencia son incapaces de impedir un ataque espía al máximo mandatario del Gobierno. Todos escucharán atentos hoy las explicaciones de la jefa del CNI, Paz Esteban, en el Congreso. Pende su cargo de un hilo, a pesar de sus 40 años de experiencia acreditados. Es posible que sea su cabeza (política) y no la de Robles la que entregue el Gobierno a los espiados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión