Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

El Sáhara Occidental

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 06/04/2022 A LAS 05:00
Veteranos de las Tropas Nómadas y legionarios hablan de su experiencia en la exprovincia española
El Sáhara Occidental.
HA

En noviembre de 1975 se juntaron la Marcha Verde de Marruecos hacia el Sáhara, entonces español, con la agonía de Franco. 

En mi caso, recién acabados los estudios universitarios me iba a incorporar a la vida militar. Lo pasamos francamente mal todos los que formábamos aquellos reemplazos de 1976, que íbamos a ser sorteados en ese mes de noviembre para distribuirnos entre las distintas regiones militares. La posibilidad de enfrentamientos hubiera hecho tener que destinar muchas tropas al Sáhara, donde seguramente habrían muertos soldados españoles.

Se respiró con tranquilidad cuando el gobierno decidió no entrar en ninguna operación militar. Por cierto, que ya antes se produjeron algunas muertes entre los soldados españoles en los ataques de las guerrillas partidarias de la independencia, que ya habían empezado a desarrollar acciones violentas antes de la Marcha Verde.

Hay que reconocer que la descolonización del Sáhara merece otra consideración: resultó un desastre, pero tan desastre como lo fueron muchas de las descolonizaciones que tuvieron como escenario el siglo XX, especialmente en la segunda mitad. En este momento resulta inexplicable la decisión tomada por Pedro Sánchez. Lo han expuesto todas las fuerzas parlamentarias, menos el PSOE claro. Sus socios de gobierno -Podemos- han puesto el grito en el cielo por una decisión unilateral de la que no han hablado.

Los demás grupos parlamentarios, los que apoyaron la investidura y los grupos de la oposición, se enteraron por la prensa, nunca mejor dicho. Es sorprendente que decisiones tan importantes no sean pactadas por el PSOE y el PP, los dos partidos que tiene posibilidad real de encabezar gobiernos en este país. El que no haya un pacto de Estado en temas tan fundamentales de la política exterior pone de relieve lo endeble que es nuestro sistema político.

Hubiera sido mejor no tocar nada, porque las relaciones de España con nuestros dos vecinos del sur -Argelia y Marruecos- van a ser siempre muy complejas, se haga lo que se haga. Se tensaron las relaciones con Marruecos cuando se introdujo al líder del Polisario en España, aunque se tratase de razones humanitarias. Y ahora se tensan las relaciones con la República de Argelia, de donde nos viene el 45% del gas que importamos. Ya han anunciado que a España le va a salir más caro que a los demás el gas que importa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión