Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Cartas al director de HERALDO: El giro de Sánchez en favor de Marruecos

Por
  • Cartas al director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 29/03/2022 A LAS 05:00
Imagen de la visita de Pedro Sánchez ayer a Marruecos
Imagen de la visita de Pedro Sánchez ayer a Marruecos
Efe

El giro de Sánchez en favor de Marruecos

Anteriores gobiernos socialistas de una manera extraoficial han ido dando su apoyo al gobierno marroquí para que el Sáhara Occidental formase parte de su territorio, en la creencia de que estar al lado de Marruecos es fundamental para nuestra soberanía, incluyendo Ceuta y Melilla. 

Ahora, con la guerra en Ucrania y a lomos de una pandemia, tenía que ser Sánchez el que hiciera oficial su apoyo y por lo tanto el de España al monarca Mohamed. Ha hecho suya la postura marroquí sin previamente ser debatida en el Congreso. ‘Esto lo hago porque soy quien manda’. Como era de esperar, no le ha sentado muy bien a alguna que otra ministra eso de que su jefe por su cuenta y riesgo dé su visto bueno para que el Sáhara sea una provincia marroquí, eso sí, con autonomía. Menos, que la noticia les llegara a través de los medios y no de boca de su presidente. Podría haber sido una crisis dentro del Gobierno de coalición, pero de momento las ministras moradas no piensan dejar de serlo, ni tampoco Yolanda Díaz, haga lo que haga Sánchez. Así que pelillos a la mar, no pasa nada. Sí que el cabreo ha encendido a UP, ha irritado al PP. Ahora queda por ver si el giro estratégico sobre el Sáhara, los argelinos, principal apoyo del frente Polisario en su lucha por la autodeterminación, lo verán como una afrenta ante el abandono de la neutralidad en la que se había mantenido España después de décadas, a pesar de su vínculo con esa parte de África. Aunque todo quedara en nada, seguirán unos y otros en sus propios intereses geopolíticos y comerciales, mientras el pueblo saharaui, sumido en la pobreza y la violación de los derechos humanos, seguirá sin poder decidir su futuro, a la espera de que otros decidan por él.

Daniel Gallardo Marín. ZARAGOZA

La corriente dominante

El 17 de marzo, en Belgrado, en el campo de fútbol del Estrella Roja, en el partido de Europa League contra Glasgow Rangers, la grada estaba llena de pancartas señalando los lugares que habían sido bombardeados en el pasado, o en los que hay guerras ahora que son olvidadas porque la corriente de opinión dominante no pasa por allí. Es tal la diferencia de nuestra respuesta ante casos similares, que corre por las redes un meme macabro que dice que los palestinos y los saharauis piden por favor que les bombardeen los rusos, a ver si así alguien les hace caso. Porque ante los bombardeos de Israel y Marruecos nadie hace nada. Las presiones de la corriente de opinión dominante son increíbles e insoportables. ¿De verdad que hay que quitarle un reconocimiento a Yuri Gagarin por esta guerra? ¿De verdad que no se puede tocar la música de los compositores rusos de siglos pasados? ¿De verdad que todos los rusos tienen que hacer una especie de jura de Santa Gadea para poder vivir en el extranjero? Los argumentos de Pedro Sánchez para estar junto a Estados Unidos y la OTAN en el conflicto de Ucrania son dos: que no se puede atacar a otro país y que los países no se pueden dividir, que su integridad territorial no es modificable por la fuerza. Esto es lo que dice un acuerdo internacional, y por tanto es fuente de derecho. Pero lo que querían decir las pancartas en el partido de Belgrado es que en Yugoslavia fueron bombardeados por la OTAN, es decir, por nosotros, a partir del 24 de marzo de 1999, durante 78 días, pasándose el derecho internacional por el arco del triunfo, sin el aval de la ONU, causando más de 1.200 muertos y un número indeterminado de heridos, y Yugoslavia fue dividida en varios países, finalmente, por la fuerza, con el apoyo de Occidente. Pero mientras que en el caso de Yugoslavia se apoyó la autodeterminación de varios territorios, reconociendo su independencia, en el Donbás la reacción internacional ha sido la contraria. El derecho internacional que ahora se invoca, fue ignorado entonces. Y la corriente de opinión dominante lo oculta.

José María Martínez Marco. ZARAGOZA

Poco cuidado ambiental

Soy alumna de un instituto de Zaragoza y escribo para expresar mi frustración por el lento avance del cuidado medioambiental de mi ciudad, al menos de la zona centro, que es lo que conozco. Me gustaría empezar por un tema que considero muy importante y que merece un cambio instantáneo, es la recogida de basuras en los contenedores. Me parece que los camiones de basura pasan pocas veces a recoger los contenedores, cada día los veo más y más saturados. Sobre todo los de la esquina de Arzobispo Domenech con Mariano de Lagasca. Otro tema del que me gustaría hablar es del consumo de pilas. ¿Sabían ustedes que el consumo de pilas aumentó un 15% durante el confinamiento? La fundación Ecopilas se encarga de recoger pilas en España, y según las estadísticas se recogen más de 463.300 pilas diarias en todo el país. Solo en Aragón se recogen 83.581 kilos al año. ¿Les parece normal? A mí no, por eso espero que puedan leer mis quejas, y que Zaragoza se vuelva una ciudad más ‘ecofriendly’.

Alba Bintaned Labarta. Zaragoza

El Sáhara, Marruecos y el gas de Argelia

Según las noticias parece ser que el Gobierno español le ha dado la vuelta al calcetín, después de que todos los gobiernos que ha habido en democracia han apoyado la autodeterminación del Sáhara Occidental desde 1975. Han mantenido esta posición, defendiendo un referéndum de autodeterminación respaldado por la ONU hasta ahora. ¿Qué ha podido ocurrir para ese cambio de posición? Los saharauis se encuentran refugiados en Mauritania, Argelia y España principalmente, nuestras relaciones con los vecinos del sur son siempre complejas, pero después de lo ocurrido con el líder del Frente Polisario, al introducirlo desde Argelia en España con identidad falsa para ser tratado de su enfermedad, se tensaron las relaciones con Marruecos, que retiró su embajadora en Madrid, mientras que Argelia canceló el suministro de gas por el gasoducto que pasa por Marruecos y cruza a España por el estrecho de Gibraltar. Desconozco cómo les habrá sentado a los dirigentes de Argelia y a los saharauis que el Gobierno español reconozca las posiciones de Marruecos y cómo pueden afectar al principal suministrador de gas a la península las posiciones del Gobierno, pero teniendo en cuenta la situación energética provocada por la invasión rusa de Ucrania, no parece que sea el momento más adecuado para mover el avispero del norte de África, cuando de todos es sabido que Argelia y Marruecos no tienen buenas relaciones y dependemos del gas argelino. No tiene mucha lógica, entonces, realizar estas declaraciones en este momento. Veremos cómo al final acabamos pagándolo los mismos.

Agustín Aznar Sánchez. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión