Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Mayoría absoluta para Costa

Por
  • EDITORIAL
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 01/02/2022 A LAS 05:00
El primer ministro portugués, António Costa, durante la noche electoral.
El primer ministro portugués, António Costa, durante la noche electoral.
Miguel A. Lopes / Efe

En las elecciones del pasado domingo, los ciudadanos portugueses no solo han recompensado la labor del primer ministro socialista António Costa, sino que han hecho una apuesta clara por la estabilidad y por un gobierno más sólido.

Liberado de la necesidad de apoyarse en partidos de izquierda más radicales, Costa podrá ahora gobernar con más comodidad y su capacidad negociadora le da margen para llegar a acuerdos con la derecha moderada que den consistencia a las reformas y faciliten la recuperación económica.

A pesar de que dependía de los votos del Bloque de Izquierda y el Partido Comunista, Costa ha conseguido, con su gobierno socialista en minoría, trazar una línea política centrista y presentar unos resultados económicos más que aceptables para un país que, cuando llegó al poder en 2015, sufría las secuelas de la crisis financiera y la intervención europea. Hay que recordar que para 2019 Costa pudo presentar los primeros Presupuestos con superávit que Portugal conocía en cuarenta y cinco años; y que la tasa de paro portuguesa se situó a finales del año pasado en el 6%, menos de la mitad de la española. Fue el Bloque quien provocó el adelanto de las elecciones al negarse a respaldar los Presupuestos de 2019, pero su jugada ha sido castigada por los electores, que en cambio han otorgado la mayoría absoluta al Partido Socialista. Los partidos de izquierda radical, por tanto, no han logrado extraer rendimiento de la inestabilidad. En Portugal, el modelo bipartidista, con un partido de centro-izquierda, el socialista (PS) y otro de centro-derecha, el socialdemócrata (PSD), no se ha fragmentado tanto como en España, de manera que el domingo el PS y el PSD sumaron casi el 70% de los votos, una circunstancia que favorece la gobernabilidad. Deben preocupar el ascenso de la extrema derecha, con un 7% de los votos, y la abstención, que, aunque fue menor que la esperada, alcanzó el 43%.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión