Opinión
Suscríbete por 1€

la rotonda

Acabar con la epidemia de covid-19

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 18/01/2022 A LAS 05:00
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Acabar con la pandemia de covid-19.
Javier Barbancho/Reuters

Parece que el Gobierno español tiene prisa por acabar con la covid-19. 

Está claro que le molesta, que se enrolla con demasiada frecuencia en explicaciones inconexas y en dimes y diretes y pone en apuros a más de un ministro o ministra que pretenden lanzar algún mensaje, por lo general confuso, cuando no contradictorio, a la ciudadanía. El virus sigue ahí, con riesgos aún desconocidos, le guste o no al Gobierno.

Ahora los estrategas lingüísticos de la Moncloa se han devanado los sesos para inventar otra palabrota, yo diría que barbarismo por lo de barbaridad, no porque venga de fuera, e introducirla en este neolenguaje estúpido con que nos quieren educar y aleccionar. Se trata del verbo ‘gripalizar’, que no existe en nuestro diccionario académico y que viene a decir algo así como que "vamos a dejar ya de hablar de la pandemia y convirtámosla por arte de birlibirloque en una vulgar gripe endémica", para que dejemos de hablar del número de contagios, saturación de ucis y hospitales, cansancio del personal sanitario y muertos nuestros de cada día.

Los artificios lingüísticos no bastan para acabar con la pandemia

Hábil maniobra, una más, de esta manipulación de ingeniería social, en la que entramos los españoles como borreguicos, sin rechistar, y que ha dejado atrás a don Alfonso Guerra y su famosa frase de que a España no la iba a conocer ni la madre que la parió. A no ser que don Alfonso, visionario él, la pronunciara como una profecía en diferido, para que al cabo de los años este tragicómico país perdiera por completo los papeles y se volviera turulato con tanto cambio y tanto lenguaje paranormal.

Especialistas, científicos y organizaciones como la OMS y la Agencia Europea del Medicamento han advertido de que tal cosa, eso de gripalizar la pandemia sería una barbaridad, equivalente a pensar que basta la semántica para acabar con las epidemias. Y, ¿para eso nos han dado tanto la barrila con las vacunas?

Por más
que el Gobierno se empeñe ahora en usar el término ‘gripalizar’, el virus
continúa circulando y saturando las ucis

Es posible, y ojalá sea así, que la tendencia del coronavirus vaya hacia una situación más leve y normal y pueda, en efecto, considerarse como un endemismo más; pero la naturaleza es sabia y hay que dejarla evolucionar. O sea que por más que se empeñe el Gobierno debe entender que no basta un decreto-ley o las palabras de una titubeante ministra para dar por acabada la enfermedad que nos ha asolado en los dos últimos años y que nos ha cambiado en buena medida nuestra forma de vivir y nuestros hábitos cotidianos.

Así que mejor no apresurarse. Sigamos haciendo frente al virus de la covid-19 con las normas que al parecer han funcionado bastante bien, siendo precavidos, cautelosos y responsables y esperemos que, de verdad y con la colaboración de todos, sea esta la última ola que sufrimos. Comprendo que el Gobierno tenga prisa por quitarse de encima, una vez más, ciertas responsabilidades, pero sería el colmo que en relación con el virus pretenda hacernos tamaña trampa. Aunque con este Gobierno, todo es posible.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión