Opinión
Suscríbete

Opinión

Granjas

Por
  • Eva Pérez Sorribes
OPINIÓNACTUALIZADA 15/01/2022 A LAS 05:00
Parque eólico en el municipio oscense de Gurrea de Gállego.
Granjas.
Rafael Gobantes

Las granjas ya no son solo de animales. 

Y por eso su debate en Aragón se está quedando muy corto. Ahora mismo, en nuestro vasto y ancho territorio comparten espacio las renovables con las ganaderas y pronto lo harán también con las de datos. Son las nuevas versiones de granja. Las de renovables, en forma de parques eólicos y fotovoltaicos -más de 30 en construcción y más de 400 en tramitación en Aragón- diseminadas por el territorio y okupando, más de lo que debieran, paisajes y enclaves turísticos. Las de datos -con sello de Amazon- instalándose, en municipios como Villanueva de Gállego, el Burgo de Ebro y Huesca, de momento. Es la primera vez que los de Jeff Bezos salen de grandes ciudades, seducidos por nuestra potencia logística y sobre todo capacidad energética. Y luego tenemos las clásicas y perdurables granjas de porcino que aquí, con más de 9 millones de cerdos, copan el territorio, dando de comer a muchos pequeños agricultores de esta España que estaría mucho más vacía sin ellos, pero que a la vez nos saturan y contaminan 11 zonas aragonesas por culpa de los nitratos. Tenemos más territorio que personas y la diversificación será cada vez mayor, cada versión granjera con sus pros y sus contras, pero todas con una exigencia común: piden a gritos una adecuada ordenación del territorio. Y eso le toca a la política. Porque al campo también hay que ponerle puertas y si no, escribiremos nuevos capítulos de rebelión en la granja. Orwell denunciaba en la suya los totalitarismos, y ahora son los ciudadanos los que denuncian como los de siempre, unos pocos, se reparten lo de todos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión