Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: La ganadería intensiva en España

Por
  • Cartas al director
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 11/01/2022 A LAS 05:00
Terneros en una explotación agraria en Aragón.
La ganadería intensiva en España
DGA

La ganadería intensiva en España

Tras las execrables declaraciones del ministro de Consumo sobre la ganadería española me sumo al clamor de la petición de su cese fulminante. 

El sectarismo crea un metaverso en el que sus consignas ortodoxas cobran forma y las repiten como loros. Lo más interesante sería conocer primero el sector que se está criticando. España cuenta con uno de los sectores ganaderos más competitivos del mundo. No solo económicamente, proporcionando una proteína de alto valor biológico a precios razonables. También socialmente, ya que incluso la ganadería intensiva que denuesta el ministro asienta población en la España vaciada. También, medioambientalmente, por mucho que Greenpeace nos atiborre de anuncios en contra de esta ganadería basados en datos capciosos, porque la legislación europea es la más estricta del mundo en estos temas y no se abre una granja sin la Autorización Ambiental Integrada pertinente. También lo es éticamente, ya que la legislación europea también es estricta sobre bienestar animal. Por eso los animales producen la carne de mayor calidad y la preferida en los mercados internacionales. Estos logros se deben al trabajo de miles de personas trabajadoras. Tenemos los mejores veterinarios, los mejores ganaderos, la mejor industria de piensos, la mejor industria cárnica, los mejores canales de exportación con los mayores profesionales de la cadena de suministro, la mejor administración pública con los veterinarios a la cabeza que hace cumplir la más exigente legislación para el cuidado de los animales. Y se aplica la última tecnología para mejorar la calidad y el bienestar de los animales. Si no fuera así, no seríamos líderes en los mercados internacionales. Es de cajón.

Fernando Valdrés Allueva. ZARAGOZA

La Unidad de Protección Vegetal

La Consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento ha eliminado la denominación de la Unidad de Protección Vegetal (UPV) localizada en el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). La UPV es heredera de la antigua Estación Regional Fitopatológica (creada en 1933), que estuvo incluida en la Granja-Modelo de Zaragoza (creada en 1881). Si la idea ha resistido el paso del tiempo y tan numerosas vicisitudes –la República, la Guerra Civil, la Dictadura y la llegada de la Democracia– será por algo. Y es que este grupo de investigación aplicada sobre plagas, enfermedades y malas hierbas de los cultivos ha servido de apoyo a técnicos, agricultores e incluso a otros organismos del Gobierno de Aragón, acreditándose como un grupo de referencia de los mejores de España. Los pueblos desarrollados se diferencian por el mantenimiento de las instituciones que crearon y continúan dando un servicio eficaz a sus ciudadanos. Lamentablemente, parece que la UPV no va a resistir la gestión de Podemos, principal impulsor para que desaparezca, perdiendo su denominación, dispersando a sus componentes en otras unidades del CITA y cerrando una unidad con un pasado, un presente y una gran proyección futura en nuestra agricultura. Un servicio menos que se presta al campo.

Carlos Zaragoza Larios y Carlos Palazón Español, doctores ingenieros Agrónomos

Zaragoza

Mens sana in corpore sano

Con lo que está cayendo, la frase parece más un oxímoron que una recomendación. El lema ‘mens sana in corpore sano’ nació en Roma en el siglo II. Pero ¿cómo vamos a tener una mente sana si todos los días nos están hablando de muertos, de vacunas y de covid? Que vamos por la calle con el embozo y el que se te acerca no sabes si te va a decir hola o a quitarte la cartera. Nos han borrado la sonrisa y las ganas de vivir. Somos un pueblo Mediterráneo, de calle y de bar. Como contaba Eugenio: saben el de aquel señor que va al médico y le prohíben de todo, el tabaco, el alcohol, el café, los embutidos…; y le pregunta al médico, ¿viviré más, doctor?, y el médico le responde: no, pero se le hará muy largo. Si queremos tener una mente sana, no nos pueden estar dando a todas horas la tabarra con la covid. Conocemos el tema desde hace tiempo y sabemos lo que tenemos y no tenemos que hacer. Como decía Gila: las balas no matan, lo que mata es la velocidad. Para tener un cuerpo sano, hay que tener una mente sana. Menos lobos, Caperucita. ¡Cuídense!

Miguel Ángel Marqueta. ZARAGOZA 

Otra huelga más

De nuevo los zaragozanos sufren otra huelga de transporte público (ya hemos perdido la cuenta de cuántas llevamos). En pleno pico de subida de la pandemia del coronavirus esto provoca que los autobuses vayan atestados de ciudadanos que están ya cansados de muchas cosas (el virus, las restricciones y, encima, problemas de transporte para ir a su casa o al trabajo), con el consiguiente mayor riesgo de contagio. A lo mejor tendrían que pensar que, provocando esta situación de contagio y por consiguiente de personas que pueden enfermar e incluso morir, estos señores que siguen en huelga pueden estar incurriendo en responsabilidades y consecuencias terribles. Porque, ¿el derecho a la huelga es más importante que el derecho a la salud? Ahí queda la reflexión y allá cada cual con su conciencia.

Gonzalo J. Gonzalvo Bueno. ZARAGOZA

Propósitos de Año Nuevo

Muchas personas, a comienzos del nuevo año, nos hacemos propósitos que luego no cumplimos y nos hacen sentir frustración. Investigaciones en psicología nos dan recomendaciones para tener éxito y lo primero es pensar que esta vez puedes conseguirlo, si haces estas cosas: Ser objetivo con el tiempo real que tienes, descontando obligaciones e imprevistos. Definir claramente tu objetivo. Tener solo un objetivo y redactado por escrito, ayudándote de estas preguntas, qué, cómo, cuándo, dónde y con qué. Establecer un plan visible, como un calendario en el que anotar las acciones a realizar. Ayudarte de las apps que te avisan. Visibilizar el objetivo, que significa disfrutar todos los días como si ya hubieras conseguido la meta. Darte pequeñas gratificaciones cuando hayas realizado la acción deseada. Muéstrate orgulloso de los pasos conseguidos y compártelos. Conseguir cómplices, esto es, júntate con una o dos personas para llevarlo a cabo a la vez. ¡Ah!, y si no lo tienes claro ahora, déjalo para el comienzo de la siguiente estación del año. Es mejor no tener propósitos que dejarlos sin cumplir. Pero recuerda que si consigues realizar lo que quieres durante doce meses te sentirás mucho mejor.

Carlos Hué. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión