Opinión
Suscríbete

la columna

El ‘hype’ cotidiano

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 31/12/2021 A LAS 05:00
El ‘hype’ cotidiano.
El ‘hype’ cotidiano.
Pixabay

Los jóvenes hablan mucho del ‘hype’, que –por lo que entiendo– es la sensación de emocionarse con algo anticipada y exageradamente. 

Lo típico que vas al cine pensando que una película va a ser la bomba y, de pronto, aparece Leticia Sabater en pantalla. Te da el bajón, claro. Mucho ‘hype’ y pocas nueces.

Después de unos nefastos y crueles años 2020 y 2021, quien más quien menos tiene el ‘hype’ muy alto de cara a lo que deparará el nuevo año. ¿Hay razones para esta ‘reilusión’? Yo, por si acaso, no haría grandes planes, pero sí pienso en pequeñas cositas que nos llevan a mirar con cierta alegría los meses venideros. A saber... Rigoberta Bandini tiene papeletas para ir a Eurovisión. Eso está guay. Y si hace una ‘performance’ en homenaje a Delacroix, ya ni hablamos... ¿Qué más? En el Casademont –en buena lógica– no se puede lesionar nadie más porque media plantilla ya ha pasado por el quirófano. ¡Ah!, y Pilar Palomero estrenará su nueva película y servidor ya está con las manos prestas a aplaudirla como un loco.

Dudo que el 2022 vaya a ser el año soñado para muchos, pero hay algo de ternura en conformarse y disfrutar de pequeños logros cotidianos. ¿Por ejemplo? Yo me alegraría de no tener que llamar tanto al epidemiólogo Nacho de Blas, con el que he hablado estos dos años más que con mi propia hermana. No me malinterpreten: Nacho es majísimo y ciertamente divertido, pero prefiero llevármelo a ver lo nuevo de Pilar Palomero o a uno de esos partidos del Casademont, ahora que no va a dejar de ganar. Feliz año y feliz ‘hype’.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión