Opinión
Suscríbete

la firma

Polariza y vencerás

OPINIÓNACTUALIZADA 20/11/2021 A LAS 05:00
'Polariza y vencerás'
'Polariza y vencerás'
Heraldo

El PSOE es presa de su debilidad parlamentaria. 

Pedro Sánchez, capitidisminuido con sus 120 diputados, gobierna chantajeado continuamente por unos presuntos aliados que le pueden hacer caer en cualquier momento. Unos pugnan por el mismo electorado (Podemos), otros quieren destruir el Estado (ERC y Bildu). Esta misma semana, la pinza sobre la Moncloa se ha visualizado en la enmienda que han firmado PSOE y Podemos para ajustar la interpretación de la Ley de Amnistía de 1977. La ha forzado Esquerra y la ha impulsado el partido morado que, en abierta oposición con sus socios del Gobierno, considera que esto abre una vía para juzgar los crímenes del franquismo.

Durante las cuatro décadas de democracia, tanto el PSOE como el PP han ‘pagado’ a los partidos nacionalistas su apoyo parlamentario con financiación y competencias en un proceso perverso que ha aumentado las desigualdades entre españoles. Sánchez ha dado un paso más y pacta con quienes no piensan conformarse nunca, pues la insaciabilidad y la deslealtad institucional son la esencia del separatismo y del populismo.

La polarización es la piedra angular del populismo postmoderno.
Es un fenómeno global

El inquilino de la Moncloa ha jibarizado al partido y lo ha hecho comulgar con una estrategia polarizadora, que le es ajena. La tradición socialdemócrata europea siempre ha tratado de cohesionar a las clases medias apelando a sus intereses comunes. En cambio, el populismo intenta hacerlo apelando a sus aversiones compartidas, tal y como teorizó Laclau. La socialdemocracia se basa en la búsqueda de compromisos por consenso, mientras que la táctica populista tiende a exacerbar el conflicto porque genera espectáculos políticos más eficaces para captar la atención de la audiencia.

La disyuntiva socialismo/populismo explica que Podemos y ERC desprecien la tibieza del compromiso socialdemócrata y opten por la dialéctica del enemigo antagónico. Y la búsqueda del choque justifica que los morados recaben el apoyo de partidos que han violentado la ley y al Estado (ERC, Bildu). Lo que no se explica es que Pedro Sánchez acceda a sostenerse sobre el eje Podemos-ERC-Bildu, que solo anhela la polarización.

Al atacar la Transición y revitalizar la España de los dos bloques de la que hablaban los versos de Antonio Machado ("Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón"), se benefician partidos extremistas y minoritarios como Podemos, los nacionalismos radicales y la extrema derecha. A cambio, se perjudica a la mayoritaria tercera España en la que conviven gentes de toda condición, edad y clase, tanto de centro-izquierda como de centro-derecha.

En España, extremistas e independentistas maniobran para minar el llamado
‘régimen del 78’.
La última evidencia es el ataque a la Ley de Amnistía

Como la Península forma parte de la UE, el euro y la OTAN, buena parte de las políticas vienen impuestas. Por eso, los estrategas extremistas y secesionistas recurren a la gesticulación típica de las ‘guerras culturales’. Cuando no es con el feminismo es con lo políticamente correcto o con ataques a la reconciliación que permitió la Transición. Una vez más, pretenden tergiversar la historia y avivar el mito de las dos Españas, aunque esté demostrado que la Ley de Amnistía no fue un trágala impuesto por la extrema derecha, sino una iniciativa de la izquierda que respondía a una enorme demanda de la sociedad española. La verdad histórica no les importa. Los morados creen que así arrebatan votos al PSOE; los secesionistas, calculan que de este modo debilitan al Estado español.

Durante casi dos siglos, desde la primera Carta Magna (Cádiz, 1812) hasta la de 1978, la historia constitucional fue de inestabilidad porque no había una tradición de pacto, de liberalismo y de flexibilidad. Pero tras la muerte de Franco, esta arraigada seña de identidad fue sustituida por la reconciliación y el consenso. Todos cedieron hasta pactar un marco legal con el que el país se ha modernizado como ningún otro Estado europeo en el último medio siglo. Ha sido un éxito colectivo de los españoles que nadie nos puede arrebatar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión