Opinión
Suscríbete por 1€

Opinión

Reflexiones en Teruel

Por
  • EDITORIAL
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 16/11/2021 A LAS 05:00
La ministra Ribera y el presidente Lambán durante la mesa redonda en la que participaron en Teruel.
La ministra Ribera y el presidente Lambán durante la mesa redonda en la que participaron en Teruel.
Antonio García / Bykofoto

Que políticos, representantes de entidades sociales, expertos e intelectuales se reúnan, y precisamente en Teruel, para reflexionar sobre ‘El futuro de la España despoblada’ resulta sin duda positivo. 

La necesidad de abordar los problemas de la despoblación de gran parte del territorio ha cobrado carta de naturaleza política en los últimos años y han surgido ideas y propuestas. Pero, al final, el caballo de batalla es la financiación, y ahí Aragón debe defender su posición sobre el reparto de recursos entre las autonomías.

La presencia ayer en Teruel de dos ministras, la de Justicia, Pilar Llop, y la de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, muestra que el Gobierno central ha querido dar un perfil alto a estas jornadas de reflexión, en un momento en el que el debate sobre las desigualdades territoriales va cobrando tracción política. Llop presentó su propuesta para convertir los juzgados de paz en los puntos de contacto con la Administración en el medio rural, una idea que, si ha de hacerse realidad, requerirá dotarlos de medios muy superiores a los que tienen ahora. Ribera defendió las actuaciones puestas en marcha en Andorra tras el cierre de la térmica, pero siguió eludiendo poner fecha y contenido al convenio para una ‘transición justa’. La consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, quiso hablar de la «España desaprovechada», más que ‘vaciada’, en referencia a las oportunidades que el territorio ofrece y que hay que saber potenciar, lo que requiere inversiones. Pero el dedo en la llaga lo puso el presidente aragonés, Javier Lambán, que insistió en que para luchar contra la despoblación es fundamental el capítulo de la financiación autonómica, que debe tener en cuenta, como Aragón reivindica, el coste real de los servicios. Cerrar la brecha de los desequilibrios territoriales es uno de los retos de nuestro país. Hay ideas y hay propuestas, pero la voluntad política se demuestra en los presupuestos y la financiación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión