Opinión
Suscríbete

en nombre propio

Cultura de paz

Por
  • Carmen Magallón
OPINIÓNACTUALIZADA 17/10/2021 A LAS 05:00
Los niños pueden pintar la paloma de la paz de cualquier color para entender que todos podemos ser pacíficos.
'Cultura de paz'
Freepik

Bajo el lema 'Re-imagina nuestro mundo. Actúa por la paz y la justicia', se está celebrando en Barcelona el congreso del International Peace Bureau (IPB), una de las organizaciones más antiguas del mundo en el trabajo por la paz. 

Tres mil participantes -presenciales y en línea- están debatiendo y compartiendo experiencias y estrategias. Entre los ponentes, dos Nobel de la Paz, Jody Williams y Beatriz Fihn, líderes de campañas que convencieron al mundo consiguiendo que la comunidad internacional prohibiera las minas antipersonales y las armas nucleares, dos tipos de armas cuya inhumanidad alcanza cotas máximas. Dos logros que realimentan la esperanza en que este trabajo vale la pena. El congreso se clausura hoy. 

Desde la Fundación SIP, centro de investigación para la paz de Aragón, que está participando en él, nos felicitamos de que un evento de esta categoría se celebre en nuestro país. Los congresos ayudan porque posibilitan encuentros personales y aportan análisis y ánimos para continuar con la tarea. Reafirmamos que la paz no es una meta a la que llegar sino una cultura que hay que cultivar en el día a día. Puede parecer sencillo, pero no lo es y menos en tiempos en los que se estigmatiza hablar con el adversario. Más bien es difícil, aunque no estéril. Exige una constante educación social encaminada a identificar la violencia y proponer vías para erradicarla; exige interiorizar que podemos hacer las paces y gestionar los inevitables conflictos por vías de diálogo y negociación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión