Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: Valentía reflexiva frente a cobardía adquirida

Por
  • Cartas al director
OPINIÓNACTUALIZADA 10/10/2021 A LAS 05:00
'Valentía reflexiva frente a cobardía adquirida'
'Valentía reflexiva frente a cobardía adquirida'
Pixabay

Valentía reflexiva frente a cobardía adquirida

Es el momento de hablar, como no puede ser de otra manera en este momento, del futuro que nos espera y de la forma de abordarlo. 

Sin embargo, en lugar de hacerlo en un tono lúgubre y cenizo, intentaré plasmar algo de optimismo contenido. A medida que pasa el tiempo se está produciendo una dicotomía entre las personas. Que uno se sitúe a un lado o a otro de ella depende del talante y la visión con que se plantee la cuestión. De las leyes a las innumerables normas que regulan la forma de relacionarnos se destilan una serie de inercias peligrosas como tobillera al tobillo cuando el esguince lo tenemos casi recuperado. Los datos diarios y la mejora de la pandemia son objetivos, pero las creencias y el miedo son viscerales. Cuidado, no estoy hablando de correr como pollo sin cabeza hacia unas formas de relación social excesivamente arriesgadas hasta que no salgamos del todo de este bicho. Estoy planteando que el miedo a sacar el hocico de la madriguera está llevando a muchas personas a comportamientos que les pueden asegurar una salud física, pero en ningún modo emocional. Y si tu cerebro no va por delante de tus vísceras, mal asunto. Bien lo saben los políticos, apelando a que pensemos con el esófago antes que con el lóbulo frontal (y así nos va en esta esfera). Así pues, menos televisión y más sentido común, valentía reflexiva ante cobardía adquirida, mirada alta frente a posturas cabizbajas, perspectiva amplia ante cerrazón mental, movimiento (con cabeza, pero con ilusión) frente a inmovilismo. Así, solo así, saldremos de esta. Y solo así lo haremos mejor incluso que como llegamos, es decir, aprendiendo del pasado para mejorar el futuro. Pero siempre… sin miedo.

Carlos Castellar Otín. CHIMILLAS (Huesca)

Agradecimiento a los farmacéuticos

Tras acompañar a mi marido a lo largo de una enfermedad durante cuatro años, no puedo dejar de agradecer toda la ayuda, amabilidad y apoyo que se nos prestó por parte de la que ya pasamos a considerar nuestra farmacia. Creo que no somos conscientes de la importancia de los farmacéuticos. Los farmacéuticos no reciben homenajes ni aplausos a pesar de su ayuda y dedicación. De manera discreta, sin pretensiones, acompañan durante la enfermedad. Te aconsejan, te explican lo que igual por falta de tiempo o empatía no pueden explicar en ocasiones los médicos. Se interesan por la persona que padece esa enfermedad, acompañándola y tratando de hacer las cosas fáciles a pesar de los trámites burocráticos que conlleva la obtención de medicaciones tan necesarias y urgentes en determinados momentos. Nunca se agradece bastante cuando te encuentras ante una enfermedad el trato exquisito que te prestan en la farmacia, pasando a ser ‘tu’ farmacia. Durante la pandemia y ante la cantidad de centros y médicos incapaces de atenderte, allí estaban las farmacias, con sus consejos, sus recomendaciones y su apoyo. En nuestro caso, nunca agradeceré bastante a nuestra farmacéutica su interés y su trato; y, como en la planta de Oncología me dijeron, no es lo mismo tratar a un enfermo que a una persona que tiene una enfermedad. Gracias a Cristina Galbán y a todos los farmacéuticos que ejercen con vocación su profesión, dando un ejemplo de humanidad y buen hacer.

Carmen Tobías Meneses. Zaragoza

Una boda en Erla

En la soleada mañana del 2 de octubre sonaron campanas de boda en la iglesia de Santa María la Mayor de Erla. Al fin los novios se pudieron casar. Familiares, amigos, vecinos… ocupaban el magnífico templo, construido allá por los siglos XIII y XIV, que a todos acoge bajo su alta bóveda de cañón, construida con piedras vistas, limpias, sin enfoscados de yesos o morteros, que cinceladas y encajadas cada una en su sitio, han sido testigos del paso del tiempo y hoy, en el siglo XXI, todavía es un edificio espléndido. La novia, del brazo de su padre, y el novio, acompañado de su madre, mientras se acercan al altar, sin perder la compostura corresponden a las muestras de afecto de los invitados. Desde el coro, entre el repertorio no podía faltar un Avemaría, en esta ocasión de Bach / Gounod. En ese ambiente solemne y festivo se dieron el ‘sí, quiero’, que suena a mutua donación, un perfecto respeto a la igualdad entre hombre y mujer. Prorrumpió un emotivo aplauso de todos los concurrentes. Terminada la ceremonia, sesión de fotos ante el retablo. Y a la salida, jaleo, lluvia de arroz, de pétalos de rosa, bullicio, exclamaciones de ¡vivan los novios!, etc. A continuación, ¡a celebrarlo! Pedro y Sara: ¡Enhorabuena!

José Murillo Berges. Zaragoza

Educación financiera

Cada primer lunes de octubre se celebra el Día de la Educación Financiera, una iniciativa del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. En los institutos de secundaria ese día pasa rápido y sin dejar huella, una más dentro del apretado calendario de conmemoraciones efímeras. Sin embargo, el profesorado de Economía en ESO escuchamos a lo largo del curso, entre perplejos y atónitos, el entusiasmo con el que nuestros jóvenes planean invertir sus modestos ahorros en NTF (‘non-fungible token’), ‘trading forex’, ‘network marketing’, criptodivisas y hasta en webs de apuestas. En estos tiempos de ‘influencers’, ‘tiktokers’, ‘streamers’ y ‘youtubers’ emigrados a la ‘vella’ Andorra, los adolescentes reciben el mensaje de que el éxito económico se puede alcanzar fácilmente. Tan solo deben seguir los consejos de inversión que les revelan sus ídolos del ágora digital, prometiendo enormes ganancias. Esa piedra filosofal no es nueva: las estafas piramidales han existido desde que hay avaricia, y tienen la asombrosa habilidad de transfigurarse para seducir a los grupos más vulnerables. Los estudiantes merecen tener una formación económica y financiera crítica e independiente, y no hay mejor lugar que el aula. La nueva Ley de Educación debe extender el aprendizaje en economía personal y finanzas mucho más de un día.

Saúl Moya Ciprés. Zaragoza

Producir más vacunas

En algunas regiones del planeta, al ritmo actual de inoculación habrá que esperar a 2022 para llegar a un grado de vacunación contra el coronavirus similar al de Europa. De ahí que la directora del FMI haya instado a las naciones más ricas a que aumenten la producción para distribuir dosis entre las naciones más pobres y dejar atrás así la crisis desatada por la pandemia. Si lo que verdaderamente se quiere es vencer al virus, la solidaridad internacional debe cumplirse, siendo prioritario que las naciones más ricas paguen las vacunas a las naciones en desarrollo.

Asun Sánchez Ramos. Zaragoza

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión